Upcoming Events View All
7
The True History of the 1917 East St. Louis Race War

Sunday, 11/07/2021 at 12:00 PM - 1:00 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | La reconstrucción del Templo nos ofrece una lección para la planificación pastoral

Hay emoción — y desafíos — al conocer que los planes para la futura gloria no serán iguales a los del pasado

Queridas Hermanas y Hermanos en Cristo,

Las lecturas de esta semana nos abren una ventana a la historia de Israel, en el tiempo de la “restauración” — en el año 500 AC cuando la gente regresaba del Exilio en Babilonia y estaban reconstruyendo el Templo. Este periodo de la historia de Israel provee algunas lecciones útiles para nosotros a medida que nos comprometemos a la planificación pastoral.

Comenzamos la semana con el profeta Esdras. Ciro, el rey de Persia, había derrotado a los Babilonios. Después de un largo periodo en el Exilio, el pueblo estaba libre para regresar a la Tierra Prometida. De hecho, ¡Ciro les dijo que regresaran y reconstruyeran el Templo! Era un prospecto emocionante.

Por supuesto, cuando regresaron, se dieron cuenta de la magnitud del proyecto. La ciudad y el templo habían sido arrasados hasta sus cimientos. Tenían que pensar, planificar y construir desde los cimientos. Era una oportunidad increíble pero atemorizante: mirar hacia atrás y pensar a través de todas las lecciones que habían aprendido, mirar hacia adelante y pensar en el largo plazo, para construir de acuerdo con eso.

Más tarde en la semana, oiremos la exclamación del profeta Hageo. La reconstrucción del Templo se había estancado a través de una combinación de resistencia externa y, sinceramente, falta de motivación interna. ¡Hageo exhortó al pueblo a ponerse en movimiento nuevamente! Los planes para el nuevo Templo no lucían tan gloriosos como ellos recordaban al Templo de Salomón, pero Hageo les aseguró: la futura gloria del Templo será mayor que la anterior.

En retrospectiva sabemos que no era ciertamente una profecía de que la construcción física podría ser más grande. El mensaje de Hageo apuntaba a una transformación. El nuevo templo podría ser más glorioso porque Jesús podría entrar en él, porque Jesús transformaría el nuevo templo, y porque Jesús podría hacer a Sus seguidores entrar al templo de Su cuerpo. La nueva gloria sería más grande, pero sería diferente de lo que anteriormente era, así como Jesús realmente es el Mesías — una clase de Mesías más grande pero diferente a lo que el pueblo esperaba.

El profeta Zacarías concluye la semana con las buenas nuevas de que Dios mismo sería la gloria de la ciudad reconstruida. Una vez más, esto se cumplió más profundamente cuando Jesús entró en la ciudad, y cuando el Espíritu Santo vino a morar en sus seguidores.

En cada punto las lecturas de esta semana nos abren una pequeña ventana hacia el pasado, y algunas perspectivas útiles para nuestra planificación pastoral. De alguna manera, es una cosa triste saber que tenemos que reconstruir — saber que las glorias del pasado son solo eso: el pasado. Y al mismo tiempo, es un prospecto emocionante — planificar y construir para el futuro. Es un desafío saber que la gloria del futuro no lucirá como la gloria del pasado, y abrirnos nosotros mismos a las nuevas posibilidades. Finalmente, es un desafío tener paciencia — permitir que el proyecto se desarrolle un paso a la vez, y mantener nuestra determinación frente a la resistencia interna y externa.

Sin embargo, es un consuelo saber que, como pueblo de Dios, nosotros hemos estado allí antes. Fomentemos la confianza de que el Señor nos guiará ahora como lo hizo entonces.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA La reconstruccin del Templo nos ofrece una leccin para la planificacin pastoral 6828

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos