Upcoming Events View All
1
Birthright 23rd Annual Run for Life and Learning

Saturday, 06/01/2024 at 7:30 AM

1
Eucharistic Procession

Saturday, 06/01/2024 at 10:30 AM - 1:00 PM

1
SSJJ All Class Reunion

Saturday, 06/01/2024 at 3:00 PM - 10:00 PM

3
Rosary Concert

Monday, 06/03/2024 at 3:00 PM - 4:00 PM

7
Solemnity of the Most Sacred Heart Celebration

Friday, 06/07/2024 at 4:00 PM - 8:30 PM

7
Trivia Night

Friday, 06/07/2024 at 6:15 PM

8
ITEST Webinar - Abortion Pill Reversal: Truth or Fiction?

Saturday, 06/08/2024 at 9:00 AM - 11:00 AM

13
20
Evening Fiat Women's Gathering

Thursday, 06/20/2024 at 7:00 PM

24
21st Annual Charity Golf Tournament for Our Lady's Inn

Monday, 06/24/2024 at 11:00 AM - 6:30 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | El “sí” de María en la Anunciación nos muestra el camino hacia el cielo

María nos modela cómo responder al don que Jesús ofrece en la Eucaristía

Queridas hermanas y hermanos en Cristo,

Aquí hay algo inusual: este año celebramos la fiesta de la Anunciación el 8 de abril. (Normalmente es el 25 de marzo, pero porque caía durante la Semana Santa, se movió a esta semana).

Me gustaría reflexionar sobre dos elementos de la Anunciación que son importantes para nuestras propias vidas: 1- El “sí” de María al Espíritu Santo, y 2- María como mujer de la Eucaristía.

El Papa Benedicto XVI estableció una conexión entre María y nosotros de esta manera: “Lo que le sucedió a María es válido también, aunque de una manera diferente pero real, para cada hombre y mujer, porque Dios nos pide a cada uno de nosotros que lo acojamos, que pongamos a su disposición nuestro corazón y nuestro cuerpo, toda nuestra existencia, nuestra carne —como dice la Biblia— para que Él pueda habitar en el mundo”.

Hay una hermosa simetría entre la Anunciación y la Asunción. En la Anunciación, la vida eterna de Dios vino a habitar en María. Luego, en la Asunción, María fue llevada a morar en vida eterna con Dios. El primero fue el camino hacia el segundo. Pero la bisagra era el “sí” de María.

¡Ese mismo patrón está abierto para nosotros! Pero el mismo “sí” se requiere de nosotros. Es por eso que escuchamos, dos veces esta semana, tanto una exhortación como una advertencia de Jesús en el Evangelio de Juan: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que desobedece al Hijo no verá la vida”. Los que creen en el Hijo dicen su “sí” a Dios; el Hijo viene a morar en ellos en la tierra y los lleva a morar con Él en el cielo. Los que desobedecen al Hijo dicen un “no” a Dios. Rechazan la oferta de Dios de morar con ellos en la tierra y pierden la oportunidad de morar con Dios en el cielo.

En ese sentido, el “sí” de María al Espíritu Santo en la Anunciación no fue solo para ella. También nos muestra el camino al cielo.

La Anunciación fue también la primera comunión de la historia: ¡María fue la primera persona en la historia en tener el Cuerpo de Cristo en su cuerpo! Como dijo el Papa Benedicto XVI en otra ocasión: “María de Nazaret… es el modelo para cada uno de nosotros, llamados a recibir el don que Jesús hace de sí mismo en la Eucaristía”.

A medida que participamos en el Avivamiento Eucarístico Nacional y nos preparamos para el Congreso Eucarístico Nacional este verano, es bueno reflexionar sobre María como la mujer preeminente de la Eucaristía. Aquí, de nuevo, la vida de María no se trata solo de ella. También nos muestra el camino al cielo.

Permítanme terminar con una pregunta. Leemos el Salmo 39 esta semana: “Aquí estoy, Señor; Vengo a hacer tu voluntad”. Es fácil ver cómo este es un estribillo para la vida de María, especialmente en el momento de la Anunciación, y cómo debe ser un estribillo para nuestras vidas todos los días. Mi pregunta es la siguiente: ¿Vemos cómo debe convertirse en un estribillo para nosotros como parroquias, no solo como individuos, sino como comunidades? ¿Cómo decimos “sí” al Espíritu en nuestras relaciones mutuas?

Esta semana leemos Hechos 4, que nos habla del trabajo en equipo de la comunidad cristiana primitiva: “Toda la comunidad tenía un solo corazón y una sola mente”. Los grupos de personas talentosas pueden formar un equipo o no formar un equipo. ¿Cómo podría relacionarse eso con la transformación de nuestras parroquias a medida que seguimos el “sí” de María, no solo individualmente, sino juntos?

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA El s de Mara en la Anunciacin nos muestra el camino hacia el cielo 9506

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos