Upcoming Events View All
23
30
St. Vincent de Paul, Dutzow, Annual Dinner Auction

Saturday, 07/30/2022 at 5:00 PM - 10:00 PM

8
Nov 8 FFE Eco-Speaker

Tuesday, 11/08/2022 at 6:30 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | En Pentecostés, María se convierte en la madre de todos los seres humanos

Sin embargo, si nos negamos a permanecer al pie de la cruz, nos perderemos la oportunidad de recibir a María como nuestra madre

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

Esta semana, celebramos la fiesta de María, Madre de la Iglesia, una línea de las Sagradas Escrituras centra nuestra atención sobre lo que esa fiesta significa para nosotros: “Ella se convirtió en la madre de todos los seres humanos”.

A la primera que le podemos aplicar esa frase es a Eva. Después de la Caída de Adán y Eva, escuchamos: “El hombre llamó a su esposa Eva, porque ella se convirtió en la madre de todos los seres humanos”. Allí hay una nota de esperanza: Comenzaba el proceso que eventualmente llevaría al nacimiento del Mesías. Sin embargo el sentido primario es de tristeza: Toda la humanidad nacería con el legado del pecado. Y eso no es simplemente una doctrina abstracta, eso resume nuestra experiencia de ruptura en el mundo, en las relaciones humanas y dentro de nosotros mismos.

Sin embargo, la segunda vez que aplicamos la frase, es a María el día de Pentecostés. Las Escrituras nos dicen que María estaba orando con los apóstoles al momento de Pentecostés. En la mayoría de las imágenes del evento, vemos a María al centro de los apóstoles. La razón para eso es simple: María ya había recibido el Espíritu Santo en su ser en la Anunciación. De tal manera, mientras que Pentecostés es algo totalmente nuevo para los apóstoles, María ya sabe cómo es. Eso significa que ella sabía como rezar por eso y como guiar a los apóstoles para que dieran un “Sí” completo al Espíritu Santo.

Decimos que la Iglesia nació en Pentecostés, y la Iglesia es el cuerpo místico de Cristo. Hace sentido que María, que es la madre del cuerpo físico de Cristo, estuviese en Pentecostés como la madre del cuerpo espiritual de Cristo. En tal sentido, en Pentecostés, María “se convierte en la madre de todos los seres humanos vivos”.

Sin embargo, la aplicación final de la frase es para María al pie de la Cruz. La Escritura nos dice que María y Juan estaban al pie de la Cruz cuando Jesús le dijo a María, “Ahí tienes a tu hijo”, y luego le dijo a Juan, “Ahí tienes a tu madre”.

En ese momento, Juan nos representa a todos nosotros. Como él, estamos todos invitados a acoger a María en nuestro hogar y a recibirla como nuestra madre. Sin embargo, para recibir ese regalo de Jesús, necesitamos estar donde ella está. Y ella está, inquebrantablemente, donde Su hijo sufre. Para recibirla como nuestra madre, debemos estar allí con ella, donde su hijo sufre nuevamente en cada miembro de la familia humana. Si nos negamos a estar allí, perderemos la oportunidad de recibir a María como nuestra madre.

La paradoja de la Cruz es que se transforma en fuente de vida. Por supuesto, María está allí como la nueva Eva, porque en ese momento se convierte en la madre de todos los seres humanos.

Eva se transforma en la madre de todos los seres humanos; a través de ella nosotros recibimos la herencia del pecado. En la Cruz, y en Pentecostés, María se convierte en la nueva madre de todos los seres humanos; a través de ella recibimos la herencia de la vida de Jesús. No tengamos miedo de acercarnos a ella, y acogerla en nuestros hogares.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA En Pentecosts Mara se convierte en la madre de todos los seres humanos 7643

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos