Upcoming Events View All
12
An Evening with Mike Roberts

Tuesday, 11/12/2019 at 7:00 PM - 9:00 PM

12
Saint Cecilia Sing

Tuesday, 11/12/2019 at 7:00 PM - 8:30 PM

14
Forming Men for Christ

Thursday, 11/14/2019 at 6:30 AM - 7:45 AM

15
Convent Camino

Friday, 11/15/2019 at 6:00 PM

16
The Conversation: A Catholic Perspective on End-of-Life Issues

Saturday, 11/16/2019 at 10:00 AM - 2:00 PM

16
St. Robert Bellarmine Ladies Council Quilt Bingo

Saturday, 11/16/2019 at 10:30 AM - 4:00 PM

16
Memorial Mass - Fr. Tom Nelson, C.M.

Saturday, 11/16/2019 at 11:00 AM - 2:00 PM

16
Holy Infant Cash Bingo

Saturday, 11/16/2019 at 7:00 PM - 10:00 PM

17
Spaghetti Dinner with Wine Tasting

Sunday, 11/17/2019 at 2:00 PM - 5:00 PM

18
Managing Grief During the Holidays

Monday, 11/18/2019 at 6:00 PM - 7:00 PM

FRENTE A LA CRUZ | La verdadera comprensión del juicio de Dios va más allá de lo que define la cultura

Dios ve la diferencia entre el bien y el mal y juzgará de acuerdo con la diferencia

Cuando Moisés bajó de la montaña y vio a los israelitas adorando al becerro de oro, tomó dos medidas. La primera, hizo pedazos las tablas de la ley que Dios había escrito — un gran acto simbólico para mostrarles que ellos habían roto el pacto con Dios y que las cosas nunca volverían a ser iguales. (El segundo grupo de tablas fue inscrito por Moisés por mandato de Dios, no escritas directamente por Dios.)

Luego derribó el becerro de oro y lo hizo polvo, roció el polvo con agua, e hizo a los israelitas beber la mezcla — otro gran acto simbólico, mostrándoles que ellos deberían asumir las amargas consecuencias de sus pecados. Esa fue una sentencia poderosa.

Por el contrario, la cultura actual nos dice que no debemos criticar. Por una parte, es algo profundamente irónico. Por otra parte, es algo exactamente correcto. Y, al final, está totalmente equivocado.

Es profundamente irónico, porque nuestra cultura juzga y avergüenza a la gente por ser crítica. Es cometer el mismo pecado del que se acusa a otros. Podemos hacerlo mejor que esa clase de inconsistencia, y es necesario hacerlo.

Es exactamente lo correcto, en el sentido de que el juzgar a las personas está reservado a Dios. Jesús lo deja claro en dos parábolas de esta semana. En una de ellas nos dice que la maleza y el trigo crecen lado a lado hasta el día del juicio, cuando serán separados por los ángeles. En la otra, Él dice que el reino de Dios es como una red que atrapa muchos peces. Una vez que se recogen, los ángeles desechan los malos y se quedan con los buenos. El destino eterno de un alma está en las manos del juicio de Dios, no en el nuestro.

Es totalmente equivocado pensar que Él propone que no hay distinciones entre el bien y el mal. Sabemos que esto es falso desde el Antiguo Testamento, en el cual Dios distingue entre lo malo y lo bueno. Sabemos que esto es falso también en el Nuevo Testamento, en el cual Jesús hace distinciones entre lo bueno y lo malo. Sabemos que es falso desde lo más profundo de nuestras conciencias, porque cada uno de nosotros ha hecho y ha visto cosas buenas y malas.

Finalmente, como el Papa Benedicto XVI señaló en su encíclica del 2007 sobre la esperanza (“Spe Salvi”), hacemos la distinción entre lo correcto y lo incorrecto. Como es natural, cada uno de nosotros quiere misericordia para nuestros pecados. Sin embargo, no queremos creer que la diferencia entre los grandes héroes de la historia y los grandes pecados de la historia al final no importa. Y la Iglesia nos enseña — porque Jesús lo enseñó — que Dios ve y juzgará la diferencia.

Así es, creemos que habrá un juicio final. Al final las cosas buenas y malas de la historia estarán delante de Dios y serán juzgadas. Y esta es una de las secretas esperanzas de la humanidad; que lo bueno será al final reconocido, y lo malo será nombrado por lo que es. Individualmente, esperamos la gracia y la misericordia. Pero como dice el Papa Benedicto: “La gracia no anula a la justicia. No transforma lo malo en bueno. No es una esponja que borra todo.”

En este sentido, el papa Benedicto dice, el juicio es un elemento esencial de la esperanza cristiana. Sin embargo, no debemos confundir esperanza con optimismo; no significa simplemente que las cosas estarán mejor. La esperanza mantiene que al final lo bueno y lo malo serán puestos en su sitio por Dios.

De esta forma, la cultura es al mismo tiempo correcta e incorrecta. Por una parte, la cultura está en lo correcto al enseñarnos que no debemos juzgar a los demás. Pero por la otra, no creer en el juicio final es contrario a la fe y nos roba la esperanza. Aprendamos a hacer esta diferenciación, y desarrollemos un concepto de juzgar mejor del que nos ofrece la cultura actual.

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ La verdadera comprensin del juicio de Dios va ms all de lo que define la cultura 4231

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos