Upcoming Events View All
29
Pro-Life Trivia Night

Saturday, 08/29/2020 at 6:00 PM - 10:00 PM

FRENTE A LA CRUZ | Dios nos desafía y requiere más de nosotros

Imagínese un hombre que le trae flores a su esposa cada semana, pero nunca escucha sus consejos. Con el tiempo ella puede comenzar a sentir resentimiento por las flores — no porque haya nada malo en ellas, sino porque son el símbolo de como él ocupa su tiempo y su energía en las cosas que menos importan.

Este escenario (y estoy seguro de que a usted se le pueden ocurrir otros) nos ayuda a comprender uno de los mensajes del profeta Isaías que leeremos esta semana: “¿Qué me importa el número de tus sacrificios? … No traigas más ofrendas sin valor; tu incienso es repugnante para mi”

Dios estaba reprendiendo a los Israelitas por preocuparse con detalles litúrgicos, mientras que descuidaban cosas más importantes como la difícil situación de huérfanos y viudas. El mensaje es similar a la forma en la que Jesús le reprocha a los Escribas y Fariseos por pagar diezmos por las hierbas más pequeñas despreciando los asuntos de mayor importancia de justicia y misericordia (Mateo 23:23).

Poner atención a los detalles no era el problema ­— para Israel o para los Fariseos. El problema era gastar más tiempo y energía en las cosas que importan menos, y menos tiempo y energía en las cosas que más importan.

No, esto no es una crítica sutil a las practicas litúrgicas en la Arquidiócesis de San Luis. Tenemos liturgias muy bellas, en ningún sitio más bellas que en la Catedral Basílica de San Luis. Pero también asegurémonos que equilibramos nuestra atención a la liturgia con nuestra atención a otras cosas como la educación de los niños, las necesidades de los pobres, los derechos de los que no han nacido, darle la bienvenida a los inmigrantes, y así sucesivamente. Yo pienso que la arquidiócesis y las parroquias hacen un buen trabajo para equilibrar lo que ocupa nuestro tiempo y atención. Hemos aprendido de los errores que Dios nos señala en la Biblia. Es bueno celebrar eso.

Sin embargo, todavía hay una pregunta para cada uno de nosotros, independientemente de cómo distribuimos nuestro tiempo y energía. Jesús se refiere al punto con suficiente claridad cuando reprocha “a los pueblos donde había hecho la mayoría de sus milagros” (Mateo 11:20). El señala a Corazín, Betsaida y Cafarnaúm, pero Él podría también estar llamando nuestros nombres. Su mensaje es algo como esto: “Simplemente porque hemos pasado más tiempo juntos esto no significa que estamos “dentro”. Mas bien: se espera más de usted, porque se le ha dado más.”

Israel estaba realizando hermosas liturgias; Isaías les dijo que eso no era suficiente. Los Fariseos estaban cuidando de los más pequeños detalles de la ley; Jesús les dijo que no era suficiente. El pueblo de Cafarnaúm vio los milagros de Jesús; Él les dijo que eso no era suficiente. Lo mismo es cierto para nosotros. En la Misa Jesús hace el mayor de los milagros del mundo frente a nosotros — el pan y el vino se transforman en Su cuerpo y sangre. ¿Consideramos que es suficiente caminar con Él por 60 minutos cada semana y ser testigos de este milagro? Pienso que Él nos desafía tal como los desafío a ellos: se requiere hacer más.

Yo no puedo decir lo que significa hacer más para cada uno de ustedes. Sin embargo, pienso que cada uno de nosotros puede hacerse esa pregunta a sí mismo. Además de ir a Misa, ¿qué más nos está preguntando Dios esta semana acerca de cómo dispongo de mi tiempo y mi energía?

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ Dios nos desafa y requiere ms de nosotros 2674

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos