Upcoming Events View All
20
Evening Fiat Women's Gathering

Thursday, 06/20/2024 at 7:00 PM

23
Weaving Ourselves Whole: Exploring Your Life's Story

Sunday, 06/23/2024 at 1:00 PM - 4:00 PM

24
21st Annual Charity Golf Tournament for Our Lady's Inn

Monday, 06/24/2024 at 11:00 AM - 6:30 PM

26
Independence Day Celebrations

Wednesday, 06/26/2024 at 6:30 PM

6
Pipes for Parkinson St. Louis

Saturday, 07/06/2024 at 6:30 PM

8
Summer Silent Directed Retreat

Monday, 07/08/2024 at 9:00 AM -
Saturday, 07/13/2024 at 4:00 PM

12
St. Joseph Parish Picnic

Friday, 07/12/2024 at 5:00 PM -
Saturday, 07/13/2024 at 11:00 PM

14
SSND Summer Service Week

Sunday, 07/14/2024 at 5:00 PM -
Saturday, 07/20/2024 at 11:00 AM

14
SSND Summer Service Week

Sunday, 07/14/2024 at 7:00 PM -
Saturday, 07/20/2024 at 11:00 AM

19
REFLECT Retreat for Mid-Life Singles

Friday, 07/19/2024 at 5:00 PM -
Sunday, 07/21/2024 at 3:00 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Tómate el tiempo para hacer una pausa y restablecer los nuevos hábitos

La Cuaresma presenta el desafío y la oportunidad de dar testimonio de la verdad del Evangelio que todos somos pecadores que necesitamos un salvador

Queridas hermanas y hermanos en Cristo,

¿Alguna vez has visto un comercial o una película en la que presionan el botón de “pausa”, luego todas las personas y la acción se congelan, mientras que un personaje se mueve en el marco congelado?

La Cuaresma y la Pascua son así.

Esta semana comenzamos la 7ª (séptima) semana del Tiempo Ordinario. Luego comienza la Cuaresma, y la Iglesia oprime el botón de “pausa”. Cuarenta días de Cuaresma son seguidos por 50 días de Pascua. Luego, después de 90 días, la Iglesia presiona el botón de “jugar” nuevamente, y retomamos con la 8ª semana del Tiempo Ordinario.

La Iglesia presiona el botón de “pausa” para darnos tiempo para establecer algunos hábitos nuevos. Los psicólogos contemporáneos dicen que se necesitan aproximadamente 90 días para construir un nuevo hábito. Entonces, ¡esta es nuestra oportunidad! Si pudieras hacer una “pausa”, tomarte 90 días para adquirir un nuevo hábito y luego volver a entrar en tu vida con ese hábito en su lugar, ¿cuál sería? ¡Haz de eso tu plan de Cuaresma!

¿Cenizas?

Cada año, cuando comienza la Cuaresma, algunas personas están perplejas, y con mucha razón. En el Evangelio del Miércoles de Ceniza, Jesús nos dice que no dejemos que se conozcan nuestras oraciones, ayunos y limosnas… ¿Por qué entonces nos ponemos cenizas en nuestras frentes, para que todos sepan que estamos entrando en un tiempo de oración, ayuno y limosna?

Cuando entendemos el pasaje correctamente, no hay contradicción. Cada acción moral es evaluada de acuerdo a su objeto, intención y circunstancia. Lo mismo es cierto de cada acción espiritual. Lo que Jesús está criticando el Miércoles de Ceniza es la intención de la gente: están haciendo cosas buenas, pero las están haciendo “para ganar la alabanza de los demás”. ¿Está Jesús realmente diciendo: “No des testimonio público de tu fe”? ¡Claro que no! Nos dijo que dejáramos que nuestra luz brillara ante los demás. Lo que Él está diciendo es: cuando lleves a cabo buenas acciones espirituales, asegúrate de que tus intenciones también estén en el lugar correcto.

Entonces, ¿cuál es nuestra intención cuando usamos cenizas en público? No lo estamos haciendo “para ganar los elogios de los demás”. Nuestra intención es dar testimonio de la verdad del Evangelio de que somos pecadores que necesitamos un salvador. Cuando hacemos eso, planteamos una pregunta y emitimos una invitación: “¿Eres tú un pecador que también necesita un salvador? ¡Únete a nosotros!”

Arrepentirse

La afirmación es una necesidad natural del desarrollo, pero en algún momento de nuestras vidas, todos debemos ser retados también.

Un ejemplo perfecto de esto es el llamado de Mateo (Leví), que leemos cuando comienza la Cuaresma. Mateo es un recaudador de impuestos, ¡el prototipo de un pecador! Jesús no simplemente lo afirmó: “Mateo, sé que te estás esforzando lo más que puedes. Te acepto tal como eres”. No, Jesús lo llamó: “Mateo, quiero más para ti. Pero va a requerir más de ti. ¿Me sigues?”

Es ennoblecedor saber que alguien ve más en nosotros y quiere más para nosotros. Es digno ser invitado a superar el reto. Pero, entonces, la decisión es nuestra: ¿Aceptaremos el desafío o nos alejaremos de él?

Mateo siguió a Jesús. El fruto de su decisión fue dar esperanza a otros pecadores, ¡quienes luego se unieron a Mateo y Jesús para cenar!

La Cuaresma presenta ese mismo desafío y oportunidad para cada uno de nosotros. ¿Cómo responderemos?

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA Tmate el tiempo para hacer una pausa y restablecer los nuevos hbitos 8410

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos