Upcoming Events View All
9
Dominican Garden Blessing

Sunday, 05/09/2021 at 9:30 AM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Sigamos hacia adelante con integridad y esperanza

Somos llamados a reconocer un legado de pecado, y a construir de ahora en adelante un legado de fidelidad

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo

Las lecturas bíblicas de esta semana dirigen nuestra atención a dos legados.

El lunes, oiremos la reflexión del profeta Daniel sobre el legado del pecado de Israel. Este legado de pecado está en marcado contraste con la valiente fidelidad de Daniel. De pie entre dos legados — el pecado y la valiente fidelidad — Daniel pide la compasión y el perdón de Dios, lo que le ofrece a Israel esperanza de un camino a seguir.

El martes, escuchamos al profeta Isaías reconociendo francamente el legado del pecado entre la gente, y exhortándolos a la bondad con esperanza en la misericordia de Dios. Isaías, y todos los profetas, constantemente invitaron a Israel a tener conciencia del legado del pecado, y a construir el legado de la fidelidad.

El miércoles, el profeta Jeremías señala el rechazo obstinado del pueblo de Israel a escuchar la voz de Dios. Ese rechazo obstinado está en marcado contraste con la propia y valiente sumisión de Jeremías al mensaje de Dios. El jueves, Jeremías resume los legados del pecado y la fidelidad brevemente: “Maldito el hombre que confía en los seres humanos…Bendito es el hombre que confía en el Señor”.

El calendario para esta semana también llama nuestra atención a los dos legados.

El 6 de marzo, observamos el aniversario de la decisión Dred Scott de 1857 de la Corte Suprema. Esa decisión da testimonio de un legado de racismo en nuestro país. Como el legado del pecado en Israel, el racismo no es solamente una realidad del pasado, sino que continua vivo en nuestros días. Si miramos hacia atrás a la vida del Venerable Augustus Tolton hace 100 años, o miramos alrededor a través de la investigación del Dr. Jason Purnell en la última década, hay suficiente evidencia que el legado del racismo todavía vive en la ciudad de San Luis. Como los profetas le dijeron al antiguo Israel, no hay camino hacia adelante para nosotros a menos que reconozcamos con franqueza y enfrentemos ese legado de pecado.

El 3 de marzo, observamos la fiesta de Santa Katharine Drexel. El estilo de vida de la Madre Drexel da testimonio de un legado de valiente fidelidad a la verdad evangélica de la dignidad humana total del pueblo afroamericano y nativo americano, y a su generoso servicio a la realización completa de esa dignidad. Ese es también nuestro legado — y el camino hacia adelante es reconocerlo y aprovecharlo.

Katharine se crio en los más altos círculos sociales de la Costa Este. Cuando su padre murió a finales del siglo XIX, ella y sus hermanas se transformaron en las herederas de la fortuna Drexel. Esa herencia le suministró a Katharine un ingreso de 1.000 dólares diarios, lo cual, en los términos actuales, podría muy bien estar sobre los 25.000 dólares diarios. Ella gastó su fortuna libremente para construir escuelas para los nativos americanos y afroamericanos. Una de estas escuelas es la Universidad Xavier en Nueva Orleans, la única universidad históricamente católica afroamericana en la nación.

La lección de los dos legados en las Escrituras se aplica muy bien a los dos legados de raza y cultura de nuestros días. Si no reconocemos el legado del pecado, y como todavía vive en nosotros y nos afecta, no podemos seguir hacia adelante con integridad. Si no reconocemos el legado de la fidelidad valiente y del servicio generoso, no tenemos esperanza de continuar hacia adelante. Si reconocemos y enfrentamos el primero, y desarrollamos el segundo, podremos seguir hacia adelante tal como los profetas invitaron a Israel a seguir hacia adelante: con integridad y esperanza.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA Sigamos hacia adelante con integridad y esperanza 6232

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos