Upcoming Events View All
23
30
St. Vincent de Paul, Dutzow, Annual Dinner Auction

Saturday, 07/30/2022 at 5:00 PM - 10:00 PM

8
Nov 8 FFE Eco-Speaker

Tuesday, 11/08/2022 at 6:30 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Ser infiel a Dios tiene consecuencias, pero nuestra esperanza permanece en Jesús

Jesús llama a los pecadores, pero todavía tenemos que trabajar para limpiarnos del pecado

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

Esta semana escucharemos al profeta Amós, y también acerca de la llamada de Mateo. Ambas lecturas contienen una historia de dos errores para nuestra consideración.

El profeta Amós fue enviado a las tribus del norte de Israel a mediados de los años 700 antes de Cristo. Eran tiempos de prosperidad económica, pero su mensaje no fue de felicitación. Por el contrario, él fue enviado para señalar la infidelidad al pacto de Israel con Dios, y las injusticias que los poderosos estaban cometiendo contra los más débiles (¡dio una lista larga y detallada!) que llevarían a consecuencias desfavorables. Esas consecuencias se cumplieron unos pocos años más tarde, cuando el imperio Asirio destruyó las tribus del norte.

Al final de la semana, sin embargo, escucharemos el mensaje final de Amós: que después del tiempo de las consecuencias, Dios enviaría un periodo de restauración. Lo que Amós predijo fue una clase de muerte y posterior resurrección nacional que se cumpliría finalmente en Jesús.

El mensaje profético de Amós era la historia de dos errores del antiguo Israel al pensar acerca de su relación con Dios. La primera fue la idea de que, por la bondad de Dios, las infidelidades del pueblo y las injusticias no importaban. Amós dijo, ¡Incorrecto! La infidelidad y la injusticia tienen consecuencias. El segundo error fue la idea de que, porque hubo consecuencias terribles, no había esperanza. ¡Nuevamente incorrecto!

La clave es darnos cuenta de que ambos errores eran verdades parciales. Dios es siempre fiel, pero todavía hay consecuencias a la infidelidad y la injusticia. Y, aún en medio de unas consecuencias terribles, todavía hay esperanza de recuperación. Eso fue importante para Israel, y es importante para nosotros al reflexionar sobre ambos errores.

El llamado de Mateo — en Mateo 9 — también nos presenta una historia de dos errores.

Recuerde que Mateo era un recaudador de impuestos. Eso quiere decir que era un colaborador del poder extranjero y de ocupación de Roma, y él se beneficiaba financieramente de su colaboración. ¡Jesús llama a este hombre para que fuese un apóstol!

Y ese es el diagnóstico del primer error: la idea de que tiene que limpiarse de todos los pecados en su vida antes de que Jesús lo llame a seguirlo. Jesús no esperó que Mateo estuviese limpio, Él lo llamó justo en el medio de su pecado. Y entonces, como para reforzar el punto, Jesús pasó de uno a muchos: inmediatamente después de llamar a Mateo, ¡cenó con un gran número de recaudadores de impuestos y pecadores en la casa de Mateo!

Y allí está el segundo error: la idea de que, ya que Jesús llama a los pecadores, no tenemos que limpiarnos de nuestros pecados. Jesús nos llama en medio del pecado precisamente para sacarnos de él. No somos discípulos solo porque Jesús nos llama. Jesús llamó a Zaqueo; Zaqueo respondió con arrepentimiento. Jesús llamó al joven rico; y el joven rico se alejó. Jesús llamó a la mujer Samaritana en el pozo; y ella siguió a Jesús. Jesús llamó a Pilatos y a los Fariseos; y ellos se alejaron.

Los Evangelios están llenos de historias de Jesús llamando a las personas justamente en el medio de sus vidas pecadoras. Sin embargo, los Evangelios también nos advierten que algunas personas siguen el llamado y cambian sus vidas, mientras que otras lo rechazan y permanecen en sus pecados.

El papa Francisco una vez nos desafió a no ofrecer al mundo menos de lo que Jesús ofrece. Cuando le decimos al mundo que Jesús no llama a los pecadores, ofrecemos menos de lo que Jesús ofrece. Cuando le decimos al mundo que los pecadores no necesitan arrepentirse, ofrecemos menos de lo que Jesús ofrece. Evitemos ambos errores, ofrezcámosle al mundo todo lo que Jesús ofrece.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA Ser infiel a Dios tiene consecuencias pero nuestra esperanza permanece en Jess 7712

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos