Upcoming Events View All
27
St. Patrick's (Old Rock Church) Preservation Society

Monday, 05/27/2024 at 11:00 AM - 3:00 PM

28
Online Evening Prayer with Young Adults

Tuesday, 05/28/2024 at 7:00 PM - 8:00 PM

1
Birthright 23rd Annual Run for Life and Learning

Saturday, 06/01/2024 at 7:30 AM

1
Eucharistic Procession

Saturday, 06/01/2024 at 10:30 AM - 1:00 PM

1
SSJJ All Class Reunion

Saturday, 06/01/2024 at 3:00 PM - 10:00 PM

3
Rosary Concert

Monday, 06/03/2024 at 3:00 PM - 4:00 PM

7
Solemnity of the Most Sacred Heart Celebration

Friday, 06/07/2024 at 4:00 PM - 8:30 PM

7
Trivia Night

Friday, 06/07/2024 at 6:15 PM

8
ITEST Webinar - Abortion Pill Reversal: Truth or Fiction?

Saturday, 06/08/2024 at 9:00 AM - 11:00 AM

13

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | La fidelidad a la ley de Dios es un testimonio poderoso

Como escuchamos en las lecturas de esta semana, la fidelidad a la ley de Dios es una oportunidad para la evangelización.

Queridas hermanas y hermanos en Cristo,

Las lecturas de esta semana apuntan muy claramente a un vínculo entre la fidelidad a la ley de Dios y la evangelización. la proclamación del Evangelio a los demás.

Por ejemplo, escuchamos cómo Naamán el sirio, un extranjero a Israel, vino al profeta Eliseo para ser curado de la lepra. Eliseo le pidió a Naamán un acto muy simple: que se lavara en el río Jordán siete veces. Naamán se enojó. “¿Qué podría ser especial acerca de este río y esta tierra? ¿No son los ríos de mi país de origen más limpios y mejores?”

A nivel humano, su objeción era perfectamente razonable. No parecía haber ninguna buena razón por la que esta tierra, y este río, deberían ser mejores que cualquier otro. Pero cuando se curó, ¡se dio cuenta de que hay algo especial en este lugar! Dios mora aquí, en esta tierra, de una manera que Él no habita en ningún otro lugar. Eso llevó a Naamán a adorar al único Dios verdadero.

La objeción de Naamán se parece mucho a una objeción común que escuchamos hoy: “¿Por qué debo orar en una iglesia? ¿No puedo orar igualmente en ningún otro lugar? ¿Qué tiene de especial este edificio?” Nuestra respuesta puede hacerse eco de la respuesta que Eliseo le dio a Naamán: Hay algo diferente en este lugar. Pruébalo y compruébelo tú mismo. Pero para que esa invitación sea creíble, ¡primero tenemos que ser fieles a ella!

Esta semana también escuchamos la oración de Azarías en el horno. (Los israelitas llamados Hananías, Misael y Azarías son más conocidos por sus nombres babilónicos: Sadrac, Mesac y Abed-nego). Después de su oración, Dios envió un ángel para proteger a los tres de las llamas del horno. Como resultado, el rey de Babilonia, un forastero, declaró: “¡No hay otro Dios que pueda rescatar así!” La fidelidad inquebrantable de Ananías, Misael y Azarías se convirtió en una oportunidad para dar testimonio de la verdad sobre Dios a un extranjero.

De una manera similar, escuchamos a Moisés decir a los israelitas: Si eres fiel a la ley de Dios, darás evidencia a otras naciones de quién y cuán bueno es Dios. Esto es lo mismo que escuchamos acerca de la obra de los misioneros universitarios. La gente ve la forma intencional y alegre en que viven y preguntan: “¿Cómo consigo algo de eso?” La respuesta es: Sigue a Jesús, y puedes compartir esa alegría.

Todo esto converge en una pregunta para nosotros: ¿Tomamos la fidelidad a la ley de Dios, tal como se articula en las enseñanzas de la Iglesia, como una oportunidad para la evangelización? ¿O comprometemos la enseñanza de la Iglesia porque tenemos miedo de cómo reaccionará la gente?

Si somos honestos con nosotros mismos, tenemos que admitir que sufrimos de dos tipos prominentes de fracaso. A veces promovemos activamente las enseñanzas sociales de la Iglesia, mientras renegamos de las enseñanzas doctrinales de la Iglesia. Otras veces promovemos activamente las enseñanzas doctrinales de la Iglesia, mientras renegamos de las enseñanzas sociales de la Iglesia. Ambos son fallos de fidelidad. Ambos también pierden la oportunidad de evangelización. Y el resultado de la falta de evangelización es siempre el mismo: la falta de crecimiento.

Aquí hay un buen mantra: cuando tenemos los dos, conduce al crecimiento.

No fue fácil para los israelitas ser fieles a toda la ley de Dios. Pero cuando lo fueron, dio un poderoso testimonio a las naciones. Lo mismo es cierto para nosotros. No es fácil ser fiel a todas las enseñanzas de la Iglesia. Pero cuando lo somos, da un poderoso testimonio, y una poderosa invitación, al mundo.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA La fidelidad a la ley de Dios es un testimonio poderoso 8462

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos