Upcoming Events View All
28
KC Ladies Auxiliary Council 7198 BUNCO BASH

Sunday, 04/28/2024 at 1:00 PM

28
Organ concert with David Sinden

Sunday, 04/28/2024 at 3:00 PM

4
From the Heart Rummage Sale

Saturday, 05/04/2024 at 9:00 AM - 11:00 AM

4
La Festa

Saturday, 05/04/2024 at 11:00 AM - 7:00 PM

5
May procession

Sunday, 05/05/2024 at 1:00 PM

5
International Bereaved Mothers' Gathering

Sunday, 05/05/2024 at 2:00 PM - 4:00 PM

8
Made for More Speaker Series

Wednesday, 05/08/2024 at 7:00 PM - 8:00 PM

13
Bingo Fun Night at Chicken N Pickle to benefit The Care Service

Monday, 05/13/2024 at 6:00 PM - 8:00 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | El mundo necesita nuestro testimonio tanto de confesión como de esperanza

La parábola del hijo pródigo promueve la confesión honesta, pero luego transforma la confesión en esperanza

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

“Hemos pecado… Nos hemos rebelado… No hemos obedecido”.

Estas palabras del profeta Daniel marcan la primera mitad del tema de la segunda semana de Cuaresma: la confesión.

En sus reflexiones sobre las siete últimas palabras de Cristo, el arzobispo Fulton J. Sheen cuenta una historia sobre San Jerónimo, el padre de la Iglesia y sabio bíblico. Cristo se le apareció a Jerónimo y le preguntó: “¿Qué me darás?” Jerónimo ofreció sus escritos, pero no fueron suficientes. Ofreció su vida de penitencia y mortificación, pero no fue suficiente. Al final de su ingenio, Jerónimo le preguntó qué le quedaba por dar. Jesús respondió: “Dame tus pecados”, con la idea de que estos eran más pesados que todos los demás.

Sin embargo, ¿en qué sentido podemos “ofrecer” a Jesús nuestros pecados?

Ciertamente, no las ofrecemos como buenas obras. No, ofrecemos nuestros pecados con la confianza de que Dios es misericordioso. Ofrecemos nuestros pecados como una oportunidad para que Dios le muestre al mundo, a través de nosotros, quién es Él.

Y eso marca la segunda mitad del tema de la segunda semana de Cuaresma: la esperanza. Como dice el profeta Daniel, después de su confesión honesta de los pecados de Israel: “Pero tuyos, oh Señor, Dios nuestro, son compasión y perdón”.

Confesión y esperanza. ¡El mundo necesita nuestro testimonio de ambas cosas precisamente porque el mundo las niega! Pero cuando confesamos, damos testimonio de que hay bien y mal, no señalando con el dedo a nadie más, sino admitiendo nuestros propios errores. Entonces, frente al mal objetivo, el mundo no cree en el perdón; nosotros, sin embargo, podemos dar testimonio del perdón que hemos recibido de Dios, y podemos compartirlo unos con otros porque lo hemos recibido primero.

La Iglesia nos da la parábola del hijo pródigo esta semana (Lucas 15) para reforzar este tema de la confesión y la esperanza. Hagamos un experimento mental: si la cultura contemporánea reescribiera la parábola del hijo pródigo, ¿cómo sería?

La cultura contemporánea trata de sostener (con una voz cada vez más estridente) que no existe un bien y un mal objetivos. Si eso es cierto, entonces no puede haber parábola: ¡No podemos decir que el hijo menor hizo algo malo!

Pero nadie puede sostener que no existe el bien y el mal. Por lo tanto, una vez que la cultura admite que se ha hecho un mal, solo hay una opción: cancelar al malhechor. Aquí, de nuevo, no puede haber parábola. No podía haber un padre compasivo y perdonador.

La parábola del hijo pródigo se opone a la cultura en todos los frentes. Promueve la confesión honesta, pero luego transforma la confesión en esperanza. Promueve la esperanza de misericordia, pero luego transforma la esperanza en un desafío para aquellos que se niegan a perdonar.

El profeta Isaías capta bellamente esta combinación: “Aunque vuestros pecados sean como la grana, pueden llegar a ser blancos como la nieve; aunque sean de color rojo carmesí, pueden llegar a ser blancos como la lana” (Isaías 1).

La confesión sin esperanza conduce a la desesperación, y la cultura contemporánea está en grave peligro de desesperación. La esperanza sin confesión conduce a la presunción, y la cultura contemporánea está en grave peligro de presunción. Tenemos la oportunidad de ser, estamos llamados a ser, testigos de una alternativa: de la combinación de confesión y esperanza.

Mostrémosle al mundo una mejor manera.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA El mundo necesita nuestro testimonio tanto de confesin como de esperanza 9397

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos