Upcoming Events View All
28
KC Ladies Auxiliary Council 7198 BUNCO BASH

Sunday, 04/28/2024 at 1:00 PM

28
Organ concert with David Sinden

Sunday, 04/28/2024 at 3:00 PM

4
From the Heart Rummage Sale

Saturday, 05/04/2024 at 9:00 AM - 11:00 AM

4
La Festa

Saturday, 05/04/2024 at 11:00 AM - 7:00 PM

5
May procession

Sunday, 05/05/2024 at 1:00 PM

5
International Bereaved Mothers' Gathering

Sunday, 05/05/2024 at 2:00 PM - 4:00 PM

8
Made for More Speaker Series

Wednesday, 05/08/2024 at 7:00 PM - 8:00 PM

13
Bingo Fun Night at Chicken N Pickle to benefit The Care Service

Monday, 05/13/2024 at 6:00 PM - 8:00 PM

La resurrección de Jesús es una medicina para los males del mundo

Necesitamos proclamar el poder de Jesús resucitado de manera más audaz y clara al mundo

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

¡Cristo ha resucitado!

Las lecturas del Evangelio de esta semana están llenas de relatos de testigos de encuentros con Jesús resucitado. Los informes provienen de personas que no esperaban Su resurrección y que no obtuvieron ninguna ventaja terrenal al dar testimonio de ella. Se podría decir más sobre eso, pero lo dejaré para otro momento.

Cada uno de nosotros experimenta también, de alguna manera, el poder de Jesús resucitado. Pero aquí hay un hecho interesante acerca de los relatos de la resurrección: ¡Varios de los que se encontraron con Jesús resucitado, al principio, no sabían que era Él! María Magdalena “regreso y vio a Jesús, pero no sabía que era Jesús” (Juan 20). Con los discípulos en el camino de Emaús, “Jesús mismo se acercó y caminó con ellos, pero sus ojos no lo reconocieron” (Lucas 24). Cuando Pedro y varios discípulos fueron a pescar, “Jesús estaba de pie en la orilla; pero los discípulos no se dieron cuenta de que era Jesús” (Juan 21).

Esto también nos pasa a nosotros. A veces, incluso cuando tenemos una experiencia de Jesús resucitado, necesitamos ayuda para entender nuestra experiencia; Nuestros ojos también necesitan ser abiertos. Hay mucho más que decir al respecto, pero eso también lo dejaré para otro momento.

En lo que quiero enfocarme esta semana es en la sanación, comenzando por la sanación del hombre lisiado de nacimiento en Hechos 3. ¡Ese episodio es tan importante que lo escuchamos cuatro veces esta semana!

La enfermedad se presenta en muchas variedades. Está la enfermedad corporal de la enfermedad, el tipo obvio que vemos cuando Pedro sana al hombre lisiado. También vemos a Jesús y a los apóstoles sanando la enfermedad intelectual de la ignorancia. Podemos encontrar fácilmente ejemplos de enfermedades emocionales como la ansiedad y la depresión o enfermedades del alma como el pecado habitual.

Pero, de los muchos tipos de enfermedades que experimentamos, ¿podemos diagnosticar también un tipo de ansiedad cultural que parece estar creciendo en estos días?

Aquellos que conocen la resurrección de Jesús y cultivan la disciplina de permanecer con ese conocimiento experimentan un tipo de paz que se basa en la esperanza. Sabemos que Jesús ha vencido el pecado y la muerte; y, en Él, compartimos esa victoria. Pero aquellos que no conocen la resurrección de Jesús, o que se niegan a creer o que no cultivan la disciplina de permanecer con su conocimiento de la resurrección, son dejados para luchar contra los poderes del mundo por su cuenta. Eso los deja ansiosos. ¡Y con razón! Abandonados a nosotros mismos, no tenemos el poder de vencer las fuerzas del pecado y la muerte.

He aquí una teoría: cuanto más se aleja nuestra cultura de una confesión profunda de la resurrección de Jesús, más personas experimentan esta ansiedad cultural. Paradójicamente, cuanto más intentan combatirlo por su cuenta, más profundo se vuelve el problema.

Nuestra respuesta al crecimiento de esa ansiedad cultural tiene que ser doble. Primero, necesitamos profundizar nuestra propia creencia en la resurrección de Jesús y desarrollar nuestra comprensión de las formas en que Jesús resucitado se encuentra con nosotros en nuestra vida diaria. En segundo lugar, necesitamos proclamar el poder de Jesús resucitado de manera más audaz y clara, no para obligar a la gente a creer, porque eso sería contrario a la naturaleza de la fe, sino para ofrecerles la medicina para los males del mundo.

Hermanos y hermanas: ¡Cristo ha resucitado! Y la resurrección de Jesús es una medicina para los males del mundo. Compartamos esa buena noticia y ofrezcamos al mundo una paz que cada vez más se le escapa.

From the Archive Module

La resurreccin de Jess es una medicina para los males del mundo 9483

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos