Upcoming Events View All
27
St. Vincent de Paul, Dutzow, Drive-Up Chicken Dinner

Sunday, 09/27/2020 at 11:30 AM - 6:30 PM

30
Certificate in Spiritual Direction

Wednesday, 09/30/2020 at 7:00 PM

3
7th annual 5k and 1 mile Run/Walk for DePaul USA

Saturday, 10/03/2020 at 7:00 AM

4
Life Chain

Sunday, 10/04/2020 at 2:00 PM - 3:00 PM

10
ITEST Fall webinar

Saturday, 10/10/2020 at 1:00 PM - 4:00 PM

FRENTE A LA CRUZ | Muchas gracias por 11 años de bendiciones

Al prepararme para mi retiro, considero al pueblo de la arquidiócesis de Saint Louis como uno de los regalos que Dios me ha dado

Hace muchos años, cuando dejé la diócesis de Sioux Falls, en Dakota del Sur, y estaba reflexionando sobre todas las cosas que Dios hizo en mis 10 años allá, Dios le habló a mi corazón: “Todas las cosas buenas que alcanzaste aquí no fueron tu obra — fueron mi regalo para ti.”

Ahora, después de 11 años en la arquidiócesis de Saint Louis, he hecho mías sus palabras: Todas las cosas buena que hemos hecho juntos estos años han sido el regalo de Dios para nosotros y, en una manera especial, ustedes han sido un regalo de Dios para mí. Le agradezco a Dios, y a ustedes, por esos dones.

A mis compañeros sacerdotes: Dios me llamó a ser su arzobispo, y yo me acerqué a ustedes como un extraño. Sin embargo, ustedes me aceptaron como uno de los suyos y me permitieron ser un sacerdote entre los sacerdotes. Esta ha sido una de mis mayores alegrías. Muchas gracias.

A los laicos: Su fidelidad y generosidad han sido una tremenda gracia. Sí, su generosidad financiera — la generosidad que puede ser medida fácilmente — ha sido extraordinaria, pero más profundamente que eso su generosidad vocacional, que no puede medirse fácilmente, ¡es aún más importante! Los sacerdotes consagran el pan y el vino para alimentarlos a ustedes con el cuerpo y sangre de Cristo. Su fidelidad, generosidad, creatividad y liderazgo consagran cada rincón y grieta del mundo a Dios. Por su liderazgo las personas nos llaman la Roma del Oeste, y eso dice mucho. Muchas gracias.

La abundante presencia de religiosas y religiosos consagrados es otra de las razones por las que nos llaman la Roma del Oeste. A los religiosos les digo: ustedes han sido para mí de vital importancia, y un testimonio para muchos. En adoración perpetua, en nuestras escuelas y hospitales, en nuestras parroquias y centros de retiro, y de tantas otras maneras, el amor de Jesús se hace práctico y visible a través de sus vidas de servicio. Muchas gracias.

A mis hermanos en el diaconado: Gracias por enseñarme acerca del servicio de caridad y lealtad a la Palabra. Ustedes me han acercado a uno de los grandes santos patrones de la arquidiócesis, san Vicente de Paúl.

La gente nunca deja de maravillarse por la Catedral-Basílica de Saint Louis. Esto no es sorprendente — ¡es una belleza! Sin embargo, más grande que su belleza física es el hecho que es un símbolo adecuado de todos ustedes, las piedras vivientes de la Iglesia. Algunos días, como en un mosaico, usted puede sentir que su vida y su papel son pequeños, pero 41 millones de actos de fidelidad que se juntan cada día, muestran las buenas nuevas de Jesucristo al mundo en una forma espectacular. Por 11 años, ustedes han sido para mí una catedral-basílica viviente. Esto nunca ha dejado de sorprenderme.

Si me lo permiten, me gustaría darles un último consejo paternal. La historia es una de las fortalezas de la arquidiócesis. No permitan que sea también una debilidad. Ustedes están fuertemente enraizados en la historia y las tradiciones de la fe, así que no son fácilmente sacudidos por tendencias teológicas o culturales pasajeras. Esto le da a la arquidiócesis una estabilidad llena de gracia en esta era posterior al Vaticano II. Pero recordemos que el Espíritu Santo da creatividad como también fidelidad. Cuando se trata de nuestras escuelas, parroquias y evangelización, este es un tiempo en el que debemos estar abiertos a nuevas cosas. Permitan que la historia los fortalezca para enfrentar nuevos retos con confianza, más que aferrarse a las viejas maneras de hacer las cosas. Un ejemplo de eso puede ser nuestra patrona, santa Rosa Philippine Duchesne. Ya que ella era fiel a Jesús no tuvo miedo de enfrentar nuevas misiones, aún en la última década de su vida. No tengan miedo de seguir su ejemplo.

¡Hemos hecho cosas maravillosas juntos! También hay cosas que no fuimos capaces de hacer. Admitir eso no disminuye el amor entre nosotros. Al final fuimos forzados — como siempre — a encomendarnos a la misericordia de Dios, ¡pero este es un lugar bendito para estar!

Al hablar de lo que todavía tenemos por delante, tengo una petición final. Nunca ayuda comparar un arzobispo con otro. Confíen que Dios, en su providencia, ha escogido al arzobispo Mitchell Rozanski para lo que se avecina. Permítanle ser él mismo, y no lo comparen con nadie más. Les he hecho muchas peticiones durante estos años, y ustedes siempre han respondido generosamente. Espero que sean igualmente generosos con esta petición.

Gracias por todo. Dios los bendiga, ahora y siempre.

Related Articles Module

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ Muchas gracias por 11 aos de bendiciones 5579

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos