FRENTE A LA CRUZ | Un recuerdo agradecido por su generosidad

Extender nuestra generosidad en la esfera pública nos permitirá enriquecer el discurso público

En las lecturas de esta semana san Pablo recuerda la generosidad de las iglesias en Macedonia, y luego pregunta por la generosidad de la iglesia en Corinto.

Yo también quiero expresar mi gratitud por la generosidad que he visto en la comunidad católica en la arquidiócesis de Saint Louis en los últimos 10 años.

Cuando llegué a Saint Louis la arquidiócesis estaba inmersa en la campaña “Faith for the Future” (Fe para el futuro). La meta de 50 millones de dólares fue sobrepasada con creces: Se invirtieron más de 57 millones de dólares para asegurar el futuro del Seminario Kenrick-Glennon.

Entonces, con la finalidad de satisfacer las necesidades crecientes de las familias que deseaban una educación católica para sus niños, se inició la campaña “Beyond Sunday” (Mas allá del domingo) con la esperanza de recolectar 100 millones de dólares. La gente de la arquidiócesis de Saint Louis se comprometió en aportar 110 millones de dólares para proveer becas de estudio para esas familias.

La Fundación Educativa “Today and Tomorrow” (Hoy y Mañana) ocupa el cuarto lugar entre las fundaciones más grandes de su tipo en el país. En los últimos 10 años la fundación ha crecido y ha pasado de proveer 700 becas para estudiantes de primaria a más de 4.500 becas estudiantiles, y de una organización de 1 millón de dólares a una organización de 12 millones de dólares. La Fundación “Today and Tomorrow” distribuye más de 10 millones de dólares al año a familias que desean para sus niños una educación basada en la fe. Los beneficiarios de estas becas estudian en cualquier escuela primaria de la arquidiócesis de Saint Louis.

Finalmente, en los últimos 10 años se ha prometido la impresionante cantidad de 145 millones de dólares para la campaña de la Colecta Católica Anual.

La generosidad que he encontrado aquí no es solamente financiera. También hay una generosidad vocacional en la arquidiócesis de Saint Louis. En los últimos 10 años, se han ordenado 50 hombres al sacerdocio diocesano. Tenemos una de las más altas tasas de sacerdotes activos, de seminaristas y de ordenaciones por católico en la nación.

La generosidad vocacional no se limita solo a los sacerdotes ordenados. Veo laicos en las oficinas arquidiocesanas, en las parroquias, y en sus familias, viviendo su fe con generosidad. Un ejemplo, simple pero conmovedor, es el de la exdirectora de nuestra Oficina de Respeto a la Vida que renunció para poder atender junto a su esposo a cuatro niños adoptados. Esta clase de compromiso “total” con la fe es algo que he visto una y otra vez, y en una variedad de diferentes formas, en mis 10 años aquí en Saint Louis.

Después de 10 años ya nada me sorprende, ¡pero nunca deja de impresionarme!

Espero que, en los próximos 10 años, la gente de la arquidiócesis sea tan generosa en compartir las buenas nuevas acerca de Jesucristo de la misma manera que lo hace en otras áreas de la fe. El discurso público empobrece cuando la gente no puede o no quiere hablar abiertamente de su relación con Dios. Extender nuestra generosidad en esta esfera enriquece el discurso público. Lo animo a hablar más a menudo y más fácilmente acerca de cómo hemos experimentado el amor del Padre, la gracia de Jesús y la inspiración del Espíritu Santo.

La gente de la arquidiócesis de Saint Louis nunca ha dudado en compartir sus tesoros. Le doy gracias a Dios y a usted por eso. Pero nuestro mayor tesoro es Jesucristo en sí mismo. Espero que sea tan generoso en compartir a Jesús en este sentido como lo ha sido en los demás sentidos.

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ Un recuerdo agradecido por su generosidad 4118

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos