FRENTE A LA CRUZ | Los santos menos conocidos nos dan una gran lección

Algunos santos nos enseñan, por su poca notoriedad, que no necesitamos ser famosos para ser santos

El 1o de Noviembre celebramos el Día de Todos los Santos. Es un buen momento para pensar acerca de esos santos ocultos — personas que no están en el calendario de la Iglesia y cuyas historias, por esa razón, no son bien conocidas.

• San Amando de Flandes (584-675). Es el santo patrono de los productores de cerveza. San Amando era un obispo misionero. Su misión en Flandes al principio no tuvo éxito, aunque las cosas cambiaron después que él resucitó a alguien de entre los muertos. Sus siguientes misiones con los Eslavos y los Vascos no fueron exitosas. Eventualmente, regresó a su gran éxito en Flandes.

¿Por qué lo menciono? Porque su vida le enseña a esta región productora de cerveza que la santidad no requiere una cadena ininterrumpida de éxitos, solo fidelidad y esfuerzo.

• Santa Teodora Guérin (1798-1856). Nació en Francia hacia el final de la Revolución Francesa. Su madre cayó en una profunda depresión cuando a su padre lo mataron unos bandidos. Aunque ella deseaba ingresar a la vida religiosa, se quedó en su casa a cuidar de su madre. Después de cinco años, con el consentimiento de su madre, se incorporó a la vida religiosa y se hizo maestra. Por pedido del obispo, vino a los Estados Unidos en 1840 a abrir una escuela y a cuidar de los enfermos.

¿Por qué la menciono? Porque una de las escuelas que fundó fue Saint-Mary-of-the-Woods College, la escuela católica más antigua de artes liberales para mujeres en los Estados Unidos. Saint Mary está ubicada en las afueras de Terre Haute, Indiana. De hecho, si usted va manejando hacia Terre Haute por la Interestatal 70, observará las señales que llevan a su santuario. Así como nosotros conocemos y amamos a Santa Rose Philippine Duchesne, el pueblo de Indiana conoce y ama a “Mamá Teddy”

• Santa Rosa Venerini (1656-1728). Estaba comprometida en matrimonio, pero su novio murió. Entró en un monasterio de las Dominicas, pero regresó a su casa después de unos pocos meses para cuidar a su madre después de la muerte de su padre. Después que su madre murió, ella se dio cuenta, con la guía de su director espiritual Jesuita, que estaba llamada a ser una mujer laica en el mundo, y a dedicarse a la instrucción y formación de jovencitas pobres. Abrió la primera escuela pública para niñas en Italia. Aunque tuvo mucha oposición, su trabajo dio tan buenos frutos para la mejora moral de sus estudiantes y sus madres, que se ganó el apoyo de sus opositores. Con el tiempo, y el apoyo del Papa, abrió 20 escuelas más. El Papa Clemente XI dijo de ella: “La Señora Rosa, está haciendo todo aquello que nosotros no podemos hacer. Le damos muchísimas gracias, porque con sus escuelas santificará a Roma”

¿Por qué la menciono? Porque ella nos recuerda que no tenemos que ser un sacerdote o una monja para ser santos.

Hay muchos santos en las sombras, como ellos — hombres y mujeres de todo momento, lugar y cultura. Vale la pena estudiarlos a todos porque cada uno tiene una lección para nosotros. Quizás, entre otras cosas, nos enseñan, por su poca notoriedad, que no necesitamos ser famosos para ser santos.

El día de Todos los Santos es una oportunidad para aprender de, estudiar y celebrar a estos santos que se mantienen ocultos. La Red de Televisión Católica (The Catholic TV Network) produce un video mensual para niños acerca de los santos ocultos, una oportunidad para conocer algunos de ellos. Aún mejor, sin embargo, es imitarlos. Quizás nosotros podamos ser santos ocultos en nuestros vecindarios.

Related Articles Module

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ Los santos menos conocidos nos dan una gran leccin 3151

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos