Upcoming Events View All
26
Zechariah Men's Prayer Breakfast

Saturday, 10/26/2019 at 9:00 AM - 11:30 AM

26
The Conversation: A Catholic Perspective on End-of-Life Issues

Saturday, 10/26/2019 at 10:00 AM - 2:00 PM

27
Spiritual Gifts Inventory - St. Margaret Mary Alacoque

Sunday, 10/27/2019 at 4:00 PM - 6:00 PM

1
First Friday devotion event

Friday, 11/01/2019 at 4:30 PM - 8:15 PM

2
Coping with the holidays

Saturday, 11/02/2019 at 10:00 AM - 12:00 PM

3
Annual Chicken & Dumpling Dinner

Sunday, 11/03/2019 at 11:00 AM - 3:00 PM

3
St. Joseph (Apple Creek) Fall Festival

Sunday, 11/03/2019 at 11:00 AM - 2:00 PM

3
St. Ferdinand Ladies Sodality Quilt Bingo

Sunday, 11/03/2019 at 11:00 AM - 5:00 PM

9
Square Dance

Saturday, 11/09/2019 at 7:00 PM - 10:00 PM

10
An afternoon with author Vinny Flynn

Sunday, 11/10/2019 at 2:00 PM - 4:00 PM

FRENTE A LA CRUZ | La reflexión nos ayuda a descubrir cuando vivimos en Cristo

El examen de conciencia nos ayuda a reconocer cuando seguimos a Dios y cuando seguimos nuestro propio camino

¿Cuándo era “yo” y cuando “nosotros?

Este es un resumen sencillo del examen de conciencia de san Ignacio de Loyola. Es una manera de “hurgar en lo que fue nuestro día” (tal como lo expuso un jesuita), para encontrar los momentos en los que estábamos siguiendo a Dios, y los momentos en los que íbamos por nuestra cuenta.

Las lecturas de esta semana están llenas de este tema. San Pablo habla de Cristo en nosotros y de nosotros en Él; habla de ser enterrado con Él, resucitar con Él, ocultarse con Él, y aparecer con Él en la gloria. En un punto, él dice enfáticamente: “Cristo está en todo, y en todos.”

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Esta Él, en nuestras palabras y obras cotidianas — le permitimos ser todo, y estar en todo?

Por supuesto, es justo preguntar: ¿Cómo puede medirse eso? Afortunadamente, las lecturas de esta semana nos dan una guía.

El miércoles, en Colosenses 3, san Pablo nombra los siguientes indicadores: inmoralidad, impureza, pasión, malos deseos y codicia. Luego él es aún más específico: enojo, furia, malicia, difamación, lenguaje obsceno y mentiras. San Pablo los llama remanentes de nuestro “antiguo ser” — las fallas propias de la naturaleza humana. Nosotros sabemos que este “antiguo yo” todavía vive dentro de nosotros porque, de vez en cuando, se muestra a sí mismo en nuestras obras y nuestras actitudes. Si usted quiere buscar más ejemplos — señales de ese “antiguo yo” — san Pablo desarrolla una lista similar en Gálatas 5:19-21 donde las llama “obras de la carne”.

El jueves, más adelante en Colosenses 3, san Pablo nos da otra lista de indicadores: compasión, bondad, humildad, amabilidad, paciencia y perdón a los demás. Estas son las señales de que Cristo vive en nosotros. De la misma manera que reconocemos los remanentes de nuestro “antiguo yo”, también reconocemos estas señales de la vida de Cristo en nuestras experiencias. (Puede ver más ejemplos — señales de la vida de Cristo en nosotros — en una lista similar que san Pablo desarrolla en Gálatas 5:22-23 donde las llama “frutos del Espíritu.”)

En esa lucha entre nuestro antiguo yo y la vida de Cristo en nosotros, san Pablo nos anima a “permitir que la paz de Cristo controle nuestros corazones”, a “permitir que la palabra de Cristo se profundice con fuerza en nosotros” y a “hacer todo en el nombre de nuestro Señor Jesús”. Es allí cuando el examen de conciencia puede ser útil.

Cuando miramos hacia atrás en nuestro día, y encontramos que nuestras palabras y obras se caracterizaron por los indicadores de nuestro antiguo yo, entonces encontramos los lugares donde no estábamos siguiendo a Jesús, donde éramos más “yo” y menos “nosotros”. Cuando volvemos la vista atrás en nuestro día, y encontramos que nuestras palabras y obras se caracterizaron por los indicadores de la vida de Cristo, entonces encontramos los lugares en los cuales seguimos a Jesús, donde éramos más “nosotros” y menos “yo”.

Como ustedes saben, la mayoría de nuestros días tiene un poco de cada cosa, pero no debemos desanimarnos al encontrar un juego entre la luz y la oscuridad en nuestras vidas. ¡Así es como sucede con nuestra frágil humanidad! La pregunta clave es: ¿Qué hacemos con esto?

Podemos volver a nuestros fallos, y volvernos a Jesús y decirle “Lo siento. Por favor ayúdame a seguirte mañana más de cerca”. De esa manera aun nuestros fallos se convierten en oportunidades de acercarnos a Él. De repente todo se transforma en “nosotros” nuevamente, con una nueva vida resucitando de la tumba.

También nos podemos volver hacia Jesús cuando lo hacemos bien, diciendo: “Gracias por vivir en mí y permitirme vivir en ti. Sin embargo, Jesús, ¡sé que me conoces! Y probablemente mañana caeré en mi antigua forma de ser. Por favor ayúdame a permanecer en ti”.

Si le contamos nuestros altibajos, y recibimos su fuerza y su perdón, entonces todo se transforma en una oportunidad para permitirle que viva más profundamente en nosotros, y para permitirnos a nosotros vivir más profundamente en Él. Entonces cada día seremos más “nosotros” y menos “yo”, y ese es el camino al cielo.

Recent Articles Module

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ La reflexin nos ayuda a descubrir cuando vivimos en Cristo 4385

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos