Las procesiones eucarísticas del Corpus Christi son formas de seguir el ejemplo de María y llevar a Cristo de manera visible al mundo