Como Nuestra Señora de Guadalupe, estamos llamados a llevar la Buena Noticia de Cristo al mundo