Modelemos nuestras vidas de acuerdo con el ejemplo de Jesús, quien dijo: ‘Este es mi cuerpo, que he entregado por ustedes’