Upcoming Events View All
3
Your Inner Myth with Noeli Lytton

Sunday, 03/03/2024 at 1:00 PM - 4:00 PM

6
Lenten Mission Concert with David Kauffman

Wednesday, 03/06/2024 at 7:00 PM

9
From the Heart Rummage Sale

Saturday, 03/09/2024 at 9:00 AM - 11:00 AM

9
All Saints Quilt Show and Sale

Saturday, 03/09/2024 at 9:00 AM - 12:00 PM

9
CASINO ROYALE - GOING ALL IN TOGETHER

Saturday, 03/09/2024 at 6:00 PM - 10:00 PM

10
St. Joan of Arc's Holy Name Society Spring Festival Bingo

Sunday, 03/10/2024 at 11:30 AM - 1:00 PM

13
Made for More Speaker Series

Wednesday, 03/13/2024 at 7:00 PM - 8:00 PM

16
Quilt Social

Saturday, 03/16/2024 at 10:00 AM

19
Labyrinth Anniversary Celebration

Tuesday, 03/19/2024 at 3:00 PM - 8:00 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Varias ‘anunciaciones’ bíblicas ofrecen lecciones a medida que nos acercamos a la Navidad

Los anuncios en la Biblia de un bebé que nacerá pueden traer una sensación de anticipación y alegría, pero también tristeza

Queridas hermanas y hermanos en Cristo,

En esta última semana antes de Navidad, escuchamos una serie de “anunciaciones”. 1) La anunciación, por un ángel sin nombre, de la concepción y el nacimiento de Sansón. 2) La anunciación, por el ángel Gabriel, de la concepción y el nacimiento de Juan el Bautista. 3) La anunciación, por el profeta Isaías, de la concepción de Emmanuel por una virgen. 4) Y, finalmente, la Anunciación — por el ángel Gabriel — de la concepción y nacimiento de Jesús.

Tres lecciones contenidas en esas anunciaciones pueden ayudarnos en nuestra preparación para la Navidad.

Para empezar, cada anunciación ciertamente trae un sentido de anticipación y alegría. Pero si reflexionamos cuidadosamente sobre cada una de las figuras que nacerán — Sansón, Juan el Bautista y Jesús — nos damos cuenta de que ninguno de ellos vivió una vida fácil.

Entonces, si tu preparación para la Navidad está llena no solo de anticipación y alegría, sino también de tristeza, lo cual es para muchos de nosotros, y por varias razones, esa combinación no es incongruente. No tienes que luchar contra ninguno de esos sentimientos. Si experimentas los tres esta semana, entonces tu vida está siguiendo un patrón bíblico.

En segundo lugar, está la famosa — y algunas personas piensan injusta — distinción entre el “cómo” de Zacarías y el “cómo” de María. Cuando Zacarías recibe la anunciación sobre la concepción y el nacimiento de Juan el Bautista, el pregunta: “¿Cómo puede ser esto?” Como resultado, es (aparentemente) castigado por su duda. Cuando María recibe la Anunciación sobre la concepción y el nacimiento de Jesús, y ella pregunta: “¿Cómo puede ser esto?” Como resultado, Gabriel le explica el asunto y la tranquiliza. A veces la gente se pregunta: “¿Cómo es eso justo?”

Recordemos que un ángel es un espíritu puro y, por lo tanto, capaz de sentir lo que es invisible. Gabriel habría conocido la actitud debajo de las palabras de Zacarías. Esta pregunta tiene sus raíces en la aprensión, ¡y la respuesta debe abordar y romper ese escepticismo! Gabriel también habría conocido la actitud detrás de las palabras de María. Su pregunta está arraigada en la modestia y la humildad, ¡y la respuesta debe tranquilizar esas cualidades!

Vale la pena recordar esto mientras damos regalos y nos preparamos para la Misa de Navidad. ¿Cuál es la actitud detrás de nuestras palabras y acciones? Los ángeles, y Jesús, son capaces de ver lo que hay en nuestro corazón. ¿Qué respuesta nos daría el ángel? ¿Hay algo en nuestra actitud que podría necesitar alguna purificación? Si es así, la última semana antes de Navidad es un buen momento para trabajar en esa purificación.

Tercero y último, podemos medir nuestras vidas por patrones bíblicos, para saber cuán lejos hemos llegado en la vida de discipulado, y qué tan lejos tenemos que ir. Tomemos, por ejemplo, la respuesta de María a la Anunciación. En el lapso de unos 30 segundos, Gabriel ha cambiado toda su vida, pidiéndole que entregue su cuerpo y alma al plan de Dios. Para cuando hayan pasado 60-75 segundos (¡lee la historia en voz alta y cronometrarla!) María ha dicho que sí. La mayoría de nosotros tardamos días, semanas y meses en hacer un discernimiento como ese. A Maria le tomó menos de un minuto y medio. Eso puede medirnos, ¡aún no hemos llegado! También puede desafiarnos: eso es en lo que tenemos que trabajar.

Uno de los estribillos del Salmo para la semana es: “Deja entrar al Señor; Él es el rey de gloria”. Originalmente, esto podría haber sido una súplica para permitirle entrar en Israel, Jerusalén y el Templo. Pero, en esta semana antes de Navidad, escuchémoslo también como un llamado a dejar que Jesús entre en nosotros, en nuestros horarios y en todas las alegrías y tristezas de nuestros corazones.

Deja entrar al Señor; Él es el rey de gloria.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA Varias anunciaciones bblicas ofrecen lecciones a medida que nos acercamos a la Navidad 8229

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos