Upcoming Events View All
29
St. Ambrose School Open House

Sunday, 01/29/2023 at 10:00 AM - 12:00 PM

1
Made for More Speaker Series

Wednesday, 02/01/2023 at 7:00 PM - 8:00 PM

4
From the Heart Rummage Sale

Saturday, 02/04/2023 at 9:00 AM - 11:00 AM

4
Quilt Social Bingo

Saturday, 02/04/2023 at 11:00 AM

14
26
Talk about screen addiction

Wednesday, 04/26/2023 at 7:00 PM - 8:00 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Nuestras vulnerabilidades son lugares que nos abren a Jesús y su plan

Esta Navidad, pensemos en cómo tratamos a los vulnerables en medio de nosotros, y qué hacemos con nuestra propia vulnerabilidad

Queridas hermanas y hermanos en Cristo,

¡Feliz Navidad! Esta Navidad, me encuentro pensando en cómo Cristo se volvió vulnerable para nosotros. Lo invisible se hizo visible, y el invulnerable se hizo vulnerable, tanto en el pesebre como en la cruz.

Eso, a su vez, me hace preguntarme sobre dos cosas: ¿Cómo tratamos a los vulnerables y qué hacemos con nuestra vulnerabilidad?

En términos de cómo tratamos a los vulnerables, pienso en cómo Missouri trata a los más vulnerables de nuestra sociedad: los bebés en el útero. Nos acercamos para protegerlos. Pero no nos detenemos ahí. Sabemos que justo al lado de ellos están sus madres necesitadas que también son vulnerables, por lo que también nos acercamos para protegerlas.

Es interesante notar que el Catecismo de la Iglesia Católica sigue este tipo de método en su tratamiento de los Diez Mandamientos. Cada tratamiento comienza con la materia directa de ese mandamiento, luego se mueve hacia afuera, en círculos concéntricos, para tratar otros asuntos que están implícitos en el primer punto.

Ese método debería hacernos pensar a todos: ¿Quién más es vulnerable? Comenzamos con los bebés y las madres, y con razón, porque son los más vulnerables. Pero podemos y debemos seguir estirándonos para dar el siguiente paso, y el siguiente. En Navidad, celebramos el hecho de que Cristo se hizo vulnerable para nosotros. Una expresión concreta de nuestra fe en Cristo es tender la mano y cuidar a los vulnerables en medio de nosotros.

Cada uno de nosotros también es o será vulnerable en algún momento de nuestras vidas: física, médica, emocional, financiera, situacional, etc. ¿Qué hacemos con nuestra vulnerabilidad?

A menudo, nuestra tendencia es volvernos sobre nosotros mismos, para proteger el punto vulnerable. ¡Eso es perfectamente comprensible! Pero no creo que dé el mejor fruto.

Una serie de fiestas esta semana nos señalan en otra dirección potencialmente más fructífera. San Esteban (26 de diciembre) hizo su cuerpo físicamente vulnerable por su fe en Cristo. San Juan Evangelista (27 de diciembre) fue testigo de la vulnerabilidad de Cristo en la Cruz e hizo que su propio corazón fuera vulnerable a Cristo en la fe. Los Santos Inocentes (28 de diciembre) fueron hechos vulnerables por causa de Cristo sin siquiera saberlo. Cuando celebramos la fiesta de la Sagrada Familia (30 de diciembre), escuchamos cómo el corazón de María sería traspasado con una espada, ¡y cómo el sueño de José era vulnerable a la interrupción divina!

Estas fiestas muestran que hay muchas maneras de ser vulnerable, y todas pueden ser atrapadas en el plan de Dios. Pero en todos los casos también nos muestran que nuestra vulnerabilidad no es una debilidad que debe ocultarse sino un punto de inflexión, un lugar que puede abrirnos a Jesús y su plan para nuestras vidas. Cuando Jesús se hizo vulnerable por nosotros, hizo una oferta. Él nos ofreció una participación en Su vida inmortal. Lo que Él quiere a cambio es nuestra vulnerabilidad. Pero muy a menudo, tratamos nuestra vulnerabilidad como un bien precioso: ¡Queremos guardarla para nosotros mismos, en lugar de dársela a Él!

Jesús tomó la vulnerabilidad humana para sí mismo en la Encarnación. Ahora, en cada una de nuestras vidas, Él nos pide que hagamos un regalo de nuestra vulnerabilidad a Él.

Así que eso se convierte en la pregunta práctica de la fe: ¿Se lo daremos a Él, o lo guardaremos para nosotros mismos?

Esta semana, mientras celebramos el misterio de Cristo volviéndose vulnerable para nosotros, pensemos en cómo tratamos a los vulnerables en medio de nosotros, y qué hacemos con nuestra propia vulnerabilidad.

Y el Verbo se hizo carne e hizo su morada entre nosotros. (Juan 1:14)

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA Nuestras vulnerabilidades son lugares que nos abren a Jess y su plan 8252

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos