Upcoming Events View All
20
Vocation Day: Open Wide Your Heart

Saturday, 04/20/2024 at 7:30 AM - 4:00 PM

20
Ave Maria Workshop

Saturday, 04/20/2024 at 8:30 AM - 12:00 PM

20
Bonus Day at St. Mark Book Fair

Saturday, 04/20/2024 at 9:00 AM

28
KC Ladies Auxiliary Council 7198 BUNCO BASH

Sunday, 04/28/2024 at 1:00 PM

28
Organ concert with David Sinden

Sunday, 04/28/2024 at 3:00 PM

4
La Festa

Saturday, 05/04/2024 at 11:00 AM - 7:00 PM

5
May procession

Sunday, 05/05/2024 at 1:00 PM

5
International Bereaved Mothers' Gathering

Sunday, 05/05/2024 at 2:00 PM - 4:00 PM

8
Made for More Speaker Series

Wednesday, 05/08/2024 at 7:00 PM - 8:00 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | La Semana Santa es tiempo para reflexionar sobre nuestra necesidad del Salvador

Somos salvos al volvernos a Dios en los lugares donde fallamos

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

“Básicamente soy una buena persona”.

Eso es lo que mucha gente dirá. Podemos pensar en nosotros mismos.

Pero esa afirmación, esa actitud espiritual, no se opone a los hechos de la Semana Santa. “Él fue traspasado a causa de nuestra rebeldía, fue atormentado a causa de nuestras maldades… el castigo que sufrió nos trajo la paz, por sus heridas alcanzamos la salud… Él cargó con los pecados de muchos e intercedió por los pecadores” (Isaías 52-53). Los eventos de Semana Santa sucedieron porque no somos buenas personas, porque necesitamos un salvador.

¿Fue exagerada esa sensación de indignidad por algunos en las generaciones anteriores? Seguro. Algunas personas estaban (y están) tan enfocadas en sus pecados que no vieron (ni ven su bondad). Bueno, ¡Jesús lo ve! Él lo vio en los recaudadores de impuestos y pecadores, y lo ve en nosotros. ¡Somos tan preciosos a Sus ojos que Él pensó que la cruz valía la pena para salvarnos!

Pero si ese fue el error de una generación anterior, el error que prevalece hoy en día es el opuesto: estamos tan enfocados en nuestra bondad que no vemos nuestros pecados. Bueno, de nuevo: ¡Jesús los ve! La cruz era necesaria debido a esos pecados.

Tal vez el rey David, San Pedro, Zaqueo y María Magdalena sean buenos ejemplos para nosotros. Dos cosas se destacan claramente en ellos: 1) Jesús los eligió. 2) No se lo merecían. ¡Lo mismo se aplica a nosotros! Necesitamos mantener un firme control de ambas realidades, en lugar de elegir una e ignorar la otra. La Semana Santa es una gran ocasión para hacerlo.

“En verdad, en verdad les digo, que uno de ustedes me va a entregar”. Cuando Jesús dijo esas palabras, se aplicaron de manera más obvia a Judas. Pero todos los apóstoles, mirando hacia adelante, se detuvieron para preguntar: “¿Soy yo?” Y todos ellos, mirando hacia atrás, podrían decir: “Sí, lo traicioné”.

Esa misma verdad se aplica a cada uno de nosotros.

Tratamos de protegernos de la cruda realidad de nuestra traición diciendo algo como: “Bueno, no he asesinado a nadie”. Pero incluso si eso es cierto, no tiene sentido. La tradición católica es heredera de la tradición judía en esta materia: la santidad de Dios es nuestra norma (Levítico 19:1-2), y la perfección es nuestro requisito (Mateo 5:48; Catecismo de la Iglesia Católica 1030). No solo tenemos que abstenernos de asesinar, ¡tenemos que vivir a la perfección!

Aquí, de nuevo, tenemos que aferrarnos a dos verdades: 1) No estamos ahí, todos nos quedamos cortos. 2) Eso no significa que no seamos amados; ¡somos! Y, de nuevo, la Semana Santa es una gran ocasión para reflexionar sobre ambos.

Así que, dejemos de fingir que merecemos la vida eterna. Nosotros no. Necesitamos un salvador.

Y, somos salvos al volvernos a Dios en los lugares donde fallamos. El rey David, el adúltero y asesino, lo sabía bien. San Pedro, que negó a Jesús tres veces, lo sabía bien. ¡Necesitamos saberlo igual de bien!

La Carta a los hebreos nos dice: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y encontrar gracia para el oportuno socorro”. Podemos encontrar gracia y ayuda oportuna: ¡Jesús nos está esperando! Pero no encontraremos la gracia y la ayuda que necesitamos si nos acercamos al trono con presunción de nuestra bondad. Solo funciona cuando nos acercamos con una confesión honesta y un grito de ayuda.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA La Semana Santa es tiempo para reflexionar sobre nuestra necesidad del Salvador 9467

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos