Upcoming Events View All
2
From the Heart Rummage Sale

Saturday, 07/02/2022 at 9:00 AM - 11:00 AM

23
30
St. Vincent de Paul, Dutzow, Annual Dinner Auction

Saturday, 07/30/2022 at 5:00 PM - 10:00 PM

8
Nov 8 FFE Eco-Speaker

Tuesday, 11/08/2022 at 6:30 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | La cuaresma es el momento para que hagamos las acciones correctas, por las razones correctas, de la forma correcta

Jesús, al criticar a los hipócritas, ofrece un remedio específico para cada causa subyacente

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

“Ten cuidado de no hacer buenas obras para que la gente te vea”

“Cuando rezas, no lo hagas como los hipócritas que aman pararse y rezar en las sinagogas y en las esquinas de la calle de manera que otros puedan verlos”.

“Cuando ayunes, no te pongas triste como los hipócritas. Ellos descuidan su apariencia, de manera que otras personas noten que están ayunando”

Cada año, la Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza con esos dichos del Evangelio. Y cada año, la gente se pregunta: si Jesús nos dice que hagamos las cosas en secreto entonces, ¿por qué, estamos hablando acerca de lo que vamos a sacrificar en la Cuaresma, de rezar juntos y usar cenizas en el mundo? — ¿eso no contradice lo que nos acaban de decir?

Así parece. Sin embargo, si profundizamos un poco más, encontraremos la clave.

Fíjate en las cosas que Jesús no dijo. El no dijo que no hiciéramos buenas obras. El no dijo que no rezáramos. El no dijo que no ayunáramos. En cada caso, él estaba criticando su intención — (porque ellos hacían las buenas obras para ganar los elogios de los demás). Y en todos los casos, esa actitud interior dio forma a cómo llevaron a cabo la acción, y Él también estaba criticando eso.

Jesús era un médico espiritual. El diagnosticó el problema; no lo que ellos hacían, sino por qué y como lo hacían. Entonces, para contrarrestar la causa profunda, Él prescribió el remedio: “Hacerlo en forma diferente”.

¿Qué tal si la raíz del problema era diferente? Qué tal si la actitud era: “Yo trato de esconder mis practicas durante la Cuaresma, porque me apena ser conocido como Católico”. Qué tal si la actitud era: “No rezo antes de comer en un restaurante, porque me avergüenza rezar en público”.

Si la causa era diferente, entonces Jesús, siendo un buen médico, podría haber prescrito una medicina diferente. Y eso es exactamente lo que Él hizo en varias ocasiones.

Para aquellos que tienen la tentación de esconder sus prácticas religiosas, Él dijo: “Su luz debe brillar ante los demás, que ellos deben ver sus buenas obras y glorificar a su Padre celestial” (Mateo 5:16) ¡Problema diferente, remedio diferente!

Para aquellos que se avergüenzan de ser conocidos como Sus seguidores. Él dijo: “Si alguno se avergüenza de mí y de mi mensaje delante de esta gente infiel y pecadora, también el Hijo del Hombre se avergonzará de él cuando venga rodeado de la gloria de su Padre y acompañado de los santos ángeles”. (Marcos 8:38) ¡Problema diferente, remedio diferente!

Jesús quería que la gente tuviera el paquete completo: las acciones correctas, por las razones correctas y de la manera correcta. Y, si pensamos acerca de eso, el paquete completo nos permite describir el itinerario común de la vida espiritual. Cuando niños, simplemente observamos la forma externa porque eso era lo que nos decían que hiciéramos y eso era suficiente. Los adolescentes comienzan a cuestionar y a revelarse contra la forma externa ya que ellos no ven porque se hacen las cosas. En esa etapa, necesitan comenzar a poner juntos el que y el por qué. Algunos jóvenes adultos — muchos, en estos días — abandonan por completo la forma externa. Quizás realmente la rechazan, pero tengo la impresión de que a menudo lo hacen porque: a) nadie les ha explicado el vínculo entre los aspectos internos y externos de la religión, y b) nadie da un testimonio convincente de la integración de la forma externa y las razones internas.

Si es así, esto hace muy clara nuestra tarea para la Cuaresma. Lo que el mundo necesita de nosotros es exactamente lo que Jesús pide de nosotros; poner completo el paquete. Lo que hacemos: orar, ayunar y dar limosna. ¿Por qué lo hacemos?: no lo hacemos para ser vistos, sino para mostrar al mundo la bondad de Dios. Como lo hacemos: no lo hacemos de manera extravagante o egoísta, sino generosamente y con gracia. ¡Es suficientemente difícil hacerlo por 40 días! Sin embargo, estos 40 días están destinados a enseñarnos y entrenarnos para hacerlo durante toda nuestra vida.

Por eso leemos este pasaje del Evangelio el Miércoles de Ceniza; porque nos señala el paquete completo Quizás podríamos explicarlo más claramente. Si respondemos generosamente — alineando las disciplinas de Cuaresma y sus propósitos internos — entonces será una Cuaresma fructífera para nosotros y para los demás.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA La cuaresma es el momento para que hagamos las acciones correctas por las razones correctas de la forma correcta 7336

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos