Upcoming Events View All
4
From the Heart Rummage Sale

Saturday, 02/04/2023 at 9:00 AM - 11:00 AM

4
Quilt Social Bingo

Saturday, 02/04/2023 at 11:00 AM

14
17
Discernment retreat for single women

Friday, 02/17/2023 at 7:00 PM -
Monday, 02/20/2023 at 11:30 AM

25
St. Wenceslaus Trivia Night Fund Raiser

Saturday, 02/25/2023 at 6:00 PM - 10:00 PM

26
Talk about screen addiction

Wednesday, 04/26/2023 at 7:00 PM - 8:00 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Cuando abrimos nuestros corazones a Dios, Él comienza a transformar nuestros deseos

Dios está preparando para darnos algo grande, pero para recibirlo, necesitamos abrir nuestros deseos a Él en oración

Queridas hermanas y hermanos en Cristo,

La reina Ester vivió en un tiempo de grave peligro para el pueblo judío, y seamos claros: ¡Esa no es nuestra situación! Aun así, podemos inspirarnos en su historia. Este es un momento de gran transición en la Arquidiócesis de St. Louis. Probablemente no es un momento que ninguno de nosotros hubiera elegido para nosotros mismos. Pero, al igual que la reina Ester, ¡Dios ha elegido este tiempo para nosotros! Como ella, necesitamos avanzar con fe, audacia y creatividad.

San Agustín escribió una carta a una mujer llamada Proba, sobre la naturaleza de la oración. La Iglesia incluye selecciones de ella en la Oficina de Lecturas esta semana. Uno de los puntos principales de San Agustín se refiere a la relación entre el deseo y la oración. Él dice que el propósito de abrir nuestros deseos a Dios en oración no es para que Dios pueda estar informado sobre lo que queremos. ¡Dios ya sabe lo que queremos! En cambio, San Agustín escribe: “Él quiere que ejerzamos nuestro deseo a través de nuestra oración, para que podamos recibir lo que Él se está preparando para darnos”. Lo que Dios quiere para nosotros es aún más de lo que podemos imaginar. Cuando abrimos nuestros corazones a Dios, Dios comienza a trabajar y transformar nuestros deseos.

Creo que esa es una lección importante a medida que participamos en las sesiones de escucha de Todo lo Hago Nuevo (All Things New). ¡Creo que Dios se está preparando para darnos algo grande! Pero para recibirlo, necesitamos abrir nuestros deseos a Él en oración.

Esta semana, celebramos la fiesta de San Lucas (18 de octubre). Él era un compañero de San Pablo, por lo que recibió algo importante de San Pablo. Pero Lucas no simplemente se quedó en un segundo plano, contento con lo que había recibido. Más bien, en un punto crucial en la historia de la Iglesia, San Lucas tenía algo poderoso y hermoso que contribuir a la misión de la Iglesia: la obra de dos volúmenes del Evangelio de Lucas y los Hechos de los Apóstoles.

Esa es una lección para nosotros también, creo. Al igual que San Lucas, hemos recibido mucho de los demás. Al igual que San Lucas, nos encontramos en un momento crucial en la historia de la Iglesia local. Al igual que San Lucas, necesitamos abrirnos a las cosas poderosas y hermosas que Dios quiere que contribuyamos a la misión de la Iglesia.

La semana concluye con la fiesta de San Juan Pablo II (22 de octubre). Quiero recordar dos cosas que dijo, de las que creo que podemos inspirarnos. Primero, en su homilía inaugural como Papa, dijo: “¡No tengan miedo! ¡Abran las puertas de par en par a Cristo!” ¡Ese mensaje no ha envejecido!

En segundo lugar, en su carta apostólica “Novo millennio ineunte”, que estaba destinada a lanzarnos al nuevo milenio, dijo: “¡Duc in altum, listo para aguas profundas!” Escucha sus palabras, que creo que hablan directamente de nuestro momento:

“¡Duc in altum! (¡remar mar adentro!) Estas palabras resuenan para nosotros hoy, y nos invitan a recordar el pasado con gratitud, a vivir el presente con entusiasmo y a mirar hacia el futuro con confianza” (“Novo millennio ineunte,” #1).

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA Cuando abrimos nuestros corazones a Dios l comienza a transformar nuestros deseos 8052

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos