Upcoming Events View All
7
The True History of the 1917 East St. Louis Race War

Sunday, 11/07/2021 at 12:00 PM - 1:00 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Centrémonos en lo que podemos influenciar

Los grandes santos de nuestra fe hicieron cambios al convertirse en algo más profundo dentro de su propia esfera de influencia

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,

Es fácil en nuestros días ver las noticias y criticar a los demás. Lo que es difícil y siempre lo ha sido, es convertirnos en algo más profundo y mejor.

De alguna manera, es una cuestión de “esfera de influencia”. La mayoría de las cosas que vemos en las noticias están más allá de nuestra esfera de influencia. Esas cosas son el problema de alguien más.

La fiesta de la conversión de San Pablo (el 25 de enero), nos puede animar a centrarnos en las cosas que están dentro de nuestra esfera de influencia, empezando por nuestra propia conversión. La primera responsabilidad de San Pablo fue responder al llamado de Jesucristo en su propia vida. Eventualmente, gracias a la providencia de Dios, eso tuvo un gran impacto en el mundo. Sin embargo, todo empezó a fluir, cuando San Pablo comenzó a ocuparse de lo que estaba dentro de su esfera de influencia.

Esto también es cierto, de muchas maneras, para María. Piensa acerca de su pequeña esfera de influencia — vivía en el pequeño pueblo de Nazaret, en la pequeña nación de Israel — comparada con los grandes problemas del mundo en su tiempo. Aun así, ¡su “Sí” a Dios dentro de su pequeña esfera de influencia tuvo implicaciones enormes para el mundo!

Es como la parábola del grano de mostaza, que Jesús utiliza en el Evangelio del viernes. La semilla es muy pequeña, pero si se toman los cuidados necesarios para su crecimiento, tiene un impacto mayor al que podríamos esperar.

Esa es nuestra historia, desde Abrahán y su fe, y también desde Adán y su pecado. El hecho de que nos ocupemos o no de lo que está dentro de nuestra propia esfera de influencia tiene un impacto, para bien o para mal, en el estado del mundo. La tentación es centrar nuestra atención sobre lo que está fuera de nuestra esfera de influencia. Las noticias son muy buenas para que centremos nuestra atención allí. Sin embargo, permítanme nombrarlas por lo que son: una tentación.

Si vemos que algo está ocurriendo en el mundo y nos limitamos a criticar a los que están fuera de nuestra esfera de influencia y no tomamos los pasos necesarios para convertir eso en algo más profundo y mejor dentro de nuestra esfera de influencia, eso será un ejemplo para producir una respuesta similar en los demás. Nada se mejora de esa manera. Sin embargo, si vemos los problemas en el mundo y tratamos de convertirlos en algo más profundo y mejor dentro de nuestra propia esfera de influencia, eso también produciría una respuesta similar en los demás. Es la única manera de que las cosas mejoren.

¿Qué puedo hacer en mi vida, en mi familia, en mi trabajo y en mi propio vecindario? Quizás nos podríamos comprometer a orar, estudiar o servir más. Quizás me puedo involucrar más en mi parroquia o en construir relaciones más profundas en mi trabajo. Quizás podría ser menos susceptible a tener explosiones de enojo, o a construir discordias o facciones, y ser más paciente, amable y generoso (ver Gálatas 5:19-23).

Los grandes santos de la historia católica vieron los problemas de su tiempo, y los criticaron en su momento, pero primero, dedicaron su tiempo y energía para transformarse en algo más profundo dentro de su propia esfera de influencia. Sus críticas fueron más que palabras. Se articularon con más fuerza en una vida más profunda.

Ese es uno de los grandes retos de nuestros días: convertirnos en algo más profundo de lo que vemos. Al enfrentar los problemas del mundo, nuestra esfera de influencia puede parecer pequeña, pero con la ayuda de Dios, puede tener enormes implicaciones.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA Centrmonos en lo que podemos influenciar 6108

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos