Upcoming Events View All
20
ITEST Webinar - A Post-Roe World

Saturday, 08/20/2022 at 9:00 AM - 11:00 AM

20
Criminal Justice Ministry Trivia Night

Saturday, 08/20/2022 at 6:00 PM - 10:00 PM

22
St. Patrick's (Old Rock Church) Picnic

Monday, 08/22/2022 at 11:00 AM - 6:00 PM

27
Mother of Good Counsel Home Annual Trivia Night

Saturday, 08/27/2022 at 6:00 PM

9
Catholic Engaged Encounter

Friday, 09/09/2022 at 7:15 PM -
Sunday, 09/11/2022 at 5:00 PM

19
5
Trivia Night

Saturday, 11/05/2022 at 6:00 PM

8
Nov 8 FFE Eco-Speaker

Tuesday, 11/08/2022 at 6:30 PM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Nuestro país tiene, y siempre tendrá, trabajo que hacer para mantener su promesa

En las lecturas de esta semana del profeta Oseas, vemos en Israel un balance similar de promesa e imperfecciones

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

¡Esta semana celebramos el Día de la Independencia de Estados Unidos! Es un buen momento para pensar acerca de la promesa, y de los retos, de este país.

Providencialmente esta semana leeremos del profeta Oseas. Él le habló a Israel acerca de la promesa de su identidad como nación, así como también de sus defectos característicos.

Oseas es una de las figuras clave que describe la relación entre Dios e Israel en términos de un matrimonio. Esa es la promesa de la identidad de Israel: Ellos, como nación, no solamente como individuos, fueron especialmente escogidos por Dios. Dios pretende dar al mundo un don a través de ellos.

El problema es: Ellos tienen tiempos difíciles para vivir de acuerdo con la promesa de su identidad.

El antiguo Israel tenía la tendencia de asumir que nada podría nunca ir mal, ya que eran “de oro” y eran el pueblo escogido. Sin embargo, Dios esperaba de ellos que vivieran en gratitud por sus dones, en lugar de en presunción y estaba dispuesto a permitirles aprender algunas duras lecciones acerca de la responsabilidad que lleva consigo ser el pueblo elegido.

El Antiguo Israel también tenía la tendencia de “cumplir con las formalidades” cuando se trataba de sus deberes religiosos- los cuales, en su caso, significaban sacrificio. El sistema de sacrificio del antiguo Israel estaba destinado a ser un símbolo externo de una realidad interna - era un precursor del sistema sacramental. Sin embargo, el sistema de sacrificios también tenía la tendencia a caer en una exhibición vacía. Oseas y los profetas criticaron esta exhibición vacía - como lo hizo Jesús- y pidieron a Israel restablecer la conexión entre las dimensiones externas e internas del sacrificio.

El mismo patrón de “promesa y defectos” se muestra en las personalidades humanas. Aquí en la Arquidiócesis de San Luis estamos especialmente conscientes de como el patrón se muestra en las escuelas secundarias. Si usted viaja un poco alrededor del mundo Católico verá que las órdenes religiosas también tienen esos patrones de “promesa y defectos”.

Pienso entonces, que, al celebrar el Día de la Independencia, es justo preguntar: ¿Cómo podría describir la promesa y los defectos de los Estados Unidos como país?

La libertad y la independencia son seguramente una parte clave de la promesa de nuestra nación. “Lo que fueron mis padres no determina quien soy yo o en que me puedo convertir”- esa es una aspiración clave de los seres humanos. Estados Unidos está construido sobre esa aspiración. ¡Como el Antiguo Israel cumplimos esa promesa en forma muy imperfecta! Sin embargo, continúa siendo nuestra promesa fundamental, y un regalo para el mundo. Somos llamados, no solo como individuos sino como nación, a vivir de acuerdo con esa promesa.

No obstante, un error característico de nuestro país está enraizado en ese mismo ideal. Cuando se trata de libertad tenemos la tendencia a pensar que “cualquier cosa que yo quiera es buena”. Cuando se trata de independencia tenemos la tendencia a pensar que “todos los demás deben organizar sus vidas alrededor de mi autodeterminación”. En resumen, nuestra debilidad es una tendencia a encerrarnos en una evaluación adolescente de nuestros deseos, sin pensar en las consecuencias a largo plazo, y en un enfoque egocéntrico de aproximarse al mundo. Esos errores característicos son muy abundantes en estos días. ¡Básicamente los hemos establecido como normas culturales!

Eso no significa que el fin de los tiempos está sobre nosotros. Eso quiere decir , que, como el antiguo Israel, tenemos- y siempre tendremos- trabajo que hacer para cumplir nuestra promesa.

De manera que esta semana pienso que podemos cantar, con corazones agradecidos por la promesa de Estados Unidos, y por corazones que conocen sus desafíos:

América, América, que Dios repare cada error. Confirma su alma en su propio dominio, su libertad en la ley.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA 7719

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos