SIRVAN AL SENOR CON ALEGRIA | Las lecturas nos guían en nuestra preparación para la venida de Jesús

Mientras el mundo se prepara para celebrar el Día de Acción de Gracias, la Iglesia nos llama a dirigir nuestros pensamientos a la segunda venida de Jesús

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,

Muchas personas están pensando en el Día de Acción de Gracias. Las tiendas ya han dirigido su atención a las Navidades. Y la Iglesia, en estas próximas dos semanas, contempla el final de los tiempos, pidiéndonos dirigir nuestros pensamientos a la segunda venida de Jesús.

Por ejemplo, leemos pasajes del libro completo del Apocalipsis — de principio a fin — en las próximas dos semanas, las semanas 33 y 34 del Tiempo Ordinario. Y el estribillo del Salmo por días se tomará del libro del Apocalipsis.

Junto con eso, recitamos el Salmo 1 el lunes 16 de noviembre, y el Salmo 150 el viernes 18 de noviembre. ¡Estos son el primer y el ultimo Salmo! Esta es una manera bíblica de decir: “y todo lo que está entre ellos también”. Es como si las lecturas nos ayudaran a prepararnos para un examen final exhaustivo. ¡Y en cierto modo, así es!

¿Cómo debemos prepararnos? Permítanme proponer tres imágenes para nuestra consideración.

Primera, Zaqueo. El Evangelio del martes 17 de noviembre, nos habla acerca de su encuentro con Jesús (Lucas 19:1-10). La respuesta de Zaqueo es perfecta: se arrepiente, y transforma su arrepentimiento en acciones concretas. Esa puede ser una buena preparación para el final de los tiempos. Como Zaqueo, no tenemos que ser perfectos ya. La pregunta es si estamos listos para arrepentirnos, y hacer que nuestro arrepentimiento se concrete en nuestras acciones. Si lo estamos, entonces estaremos bien preparados para el final de los tiempos. Si no lo estamos, tenemos mas trabajo por hacer para estar listos.

Segunda, los 24 ancianos — sentados en tronos y usando coronas de oro — en el Libro del Apocalipsis (4:1-11). La primera lectura del miércoles nos cuenta acerca de su encuentro con Dios. Su respuesta es perfecta: lanzaron sus coronas ante el trono de Dios. Esto nos provee de un modelo y un desafío con respecto a nuestros dones y talentos — lugares donde, como dicen los niños, ¡“tu dominas”! ¿Colocamos nuestras coronas al servicio de Dios? Quizás somos buenos en el entretenimiento, o en la medicina, o en las finanzas, o la música, o la política, o la enseñanza, o cualquier cosa en la que seamos buenos. Tenemos la tendencia de utilizar estas coronas para nuestro propio beneficio. ¿Qué pasaría si lanzamos nuestras coronas ante el trono de Dios? — no para abandonar nuestras habilidades sino para ponerlas al servicio de Dios. Si estamos haciendo eso, entonces estaremos bien preparados para el final de los tiempos. Si no es así, tenemos trabajo que hacer para estar preparados.

Tercera y última, Santa Rosa Filipina Duchesne. Celebramos su fiesta el 18 de noviembre esta semana. Y, actualmente, celebramos el origen de su comunidad religiosa completa esta semana; la consagración de los primeros miembros de la orden se realizó el 21 de noviembre de 1800. Santa Rosa Filipina vivió en un tiempo de turbulencia política en Francia — turbulencia que eventualmente ¡cerró todos los conventos en la nación! ¿Cómo fue su respuesta? No respondió con amargura, sino dedicándose a una misión. Se fue a las fronteras — a lo que podemos llamar “las zonas periféricas” — a servir a los pobres. Si bien su legado es grande hoy en día, la verdad de las circunstancias de su época era muy humilde. Si respondemos a nuestra propia situación de turbulencia con ese mismo espíritu de servicio, entonces estaremos bien preparados para el final de los tiempos. Si no es así, tenemos más trabajo por hacer para estar listos.

El mundo se prepara para la próxima celebración. Mientras lo hace, mantengamos nuestros ojos fijos en la preparación para la cosa mas importante — la venida de Jesucristo.

From the Archive Module

SIRVAN AL SENOR CON ALEGRIA Las lecturas nos guan en nuestra preparacin para la venida de Jess 5924

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos