Upcoming Events View All
5
36th Annual Holiday Christmas Festival

Saturday, 12/05/2020 at 1:00 PM -
Sunday, 12/06/2020 at 4:00 PM

SIRVAN AL SENOR CON ALEGRIA | Permitamos que Jesús sea la piedra angular de nuestras vidas

Una de las enseñanzas de San Juan Pablo II dice que, si contemplamos el misterio de Cristo, aprenderemos lo que estamos destinados a ser

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,

¡Yo tengo el palo de hockey de San Juan Pablo II!

Cuando él vino a San Luis en 1999, le regalaron un palo de hockey firmado por los Blues de San Luis. Ahora, ese palo de hockey no solo es un recuerdo sino una reliquia. Y yo, como Arzobispo de San Luis, lo he heredado.

Lo menciono por varias razones. Primero, porque celebramos la fiesta de San Juan Pablo II el 22 de octubre. Segundo, porque es asombroso que alguien que fue nombrado obispo por Juan Pablo II en el 2004 ahora viva en una casa en la que él se hospedó. Tercero y último, porque pienso que él tiene algo importante que enseñarnos.

Una de sus citas favorita—que repetía a menudo en sus alocuciones y escritos—viene del parágrafo 22 de “Gaudium Spes”, uno de los documentos del Vaticano II. La cita es esta: “En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado…Cristo, el nuevo Adán, en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación.”

Si contemplamos el misterio de Cristo, aprendemos lo que estamos destinados a ser. Y lejos de Cristo, continuamos siendo un misterio para nosotros mismos.

Esta idea favorita de San Juan Pablo II hace eco a lo que dice San Pablo en las lecturas de esta semana, la semana 29o del Tiempo Ordinario. Él le dice a los Efesios que Jesús es la “piedra angular” de la casa de Dios, y que “a través de Él toda la estructura se mantiene en pie.”

Los idiomas antiguos no tenían palabras separadas para “piedra angular” y “piedra fundamental”. Sin embargo, tanto los arquitectos de la antigüedad como los arquitectos modernos saben que “la piedra angular” es la pieza final que mantiene un arco junto. Cuando la piedra angular está colocada en su lugar, todo encaja. Y si esa piedra fundamental está ausente, todo se derrumba.

¡Esa es una analogía apropiada para Cristo! Y es apropiado que reflexionemos sobre ella, ya que el ejemplo más grande de un arco esta justo aquí en San Luis.

En su primera homilía como papa, San Juan Pablo II dijo que deberíamos “abrir ampliamente las puertas a Cristo” para permitirle ser la piedra angular no solo de nuestras vidas, sino también de nuestro sistema social, político y económico. Muchas personas saben, por su experiencia personal, que sin Dios sus vidas se derrumban. Es justo decir que las últimas décadas nos han demostrado como una cultura sin Dios puede desmoronarse cada vez más drásticamente.

Entonces, aquí algunas palabras de aliento para esta semana. Primero, permitámosle a Jesús ser la piedra angular de nuestras vidas. Segundo, ofrezcamos a Jesús a los demás como el que puede ayudar sus vidas, especialmente cuando están quebrantándose. Y, por último, mientras pensamos en votar, pensemos seriamente como podemos permitir que Dios sea la piedra angular de nuestro sistema social, político y económico. En Dios todo se mantiene unido, sin Dios todo se cae a pedazos.

From the Archive Module

SERVE THE LORD WITH GLADNESS Permitamos que Jess sea la piedra angular de nuestras vidas 5835

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos