Upcoming Events View All
2
Mass for God the Father

Sunday, 08/02/2020 at 1:30 PM

FRENTE A LA CRUZ | Como san José, dejemos que nuestras obras hablen por nosotros

Dios profundizó y cumplió en José el papel de los patriarcas del Antiguo Testamento

El 19 de marzo celebramos la solemnidad de san José. Él se erige como el último patriarca y también como la cabeza de los patriarcas de israel.

José se destaca en el cumplimiento del papel de Abraham en la historia de la salvación. Así como Abraham recibió las promesas iniciales de Dios, no a través de la ley sino a través de la fe, de la misma manera san José recibió el pacto final y definitivo- en Jesús- no a través de la ley sino a través de la fe.

José se erige como el cumplimiento del papel de José en el Antiguo Testamento en la historia de la salvación. Así como José en el Antiguo Testamento recibió el plan de Dios en sus sueños, así también lo hizo San José. En el Antiguo Testamento, a José se le confiaron los tesoros del rey para que los entregase para salvar al pueblo de la hambruna; de la misma forma a san José se le confió el mayor de los tesoros del reino — Jesús y María — para ser entregados al mundo para su salvación eterna.

San José se eleva de la misma manera como lo hizo el rey David en su papel en la historia de la salvación. Dios le prometió a David que su hijo se sentaría en el trono de israel, y que su trono duraría para siempre; san José recibió y cumplió la promesa porque Jesús, su hijo adoptivo, es el rey eterno de israel.

Ya que san José es el jefe de los patriarcas, lo tenemos como ejemplo a seguir. Como modelo, hay dos cosas acerca de él que podrían llamar nuestra atención.

Primero: san José no habla una palabra en los evangelios, el simplemente oye y obedece. Él es el perfecto ejemplo de lo que el apóstol Santiago dice: “Muéstrame tu fe sin obras, y yo te demostraré mi fe con obras” (Santiago 2:18).

¡Eso es un reto para nosotros! Sí, nosotros debemos proclamar nuestra fe con nuestras palabras. Sin embargo, en un mundo en el que se habla mucho — y oímos cada vez más de eso a medida que el ciclo de elecciones continúa — ¿seremos capaces de seguir a san José, y permitir que nuestras obras hablen por nosotros?

Segundo: es interesante que no escuchamos nada sobre la muerte de san José, o de su sepelio. Él era, en las palabras de uno de los autores, “gentil y fiel pero prescindible.” Justamente, él no dejó una huella terrenal de sí mismo. Solo Jesús y María permanecen.

¡Eso es un desafío para nosotros! Todos nosotros queremos dejar nuestra huella en el mundo; estamos preocupados con nuestro legado. Y, ciertamente, esto nos estimula a hacer algunas buenas obras; pero al final, ¿se trata realmente de nosotros? Quizás podríamos hacerlo mejor si seguimos el ejemplo de san José: contentarnos con desaparecer, dejando solamente permanecer a Jesús.

El evangelio no nos dice lo que sucedió con san José. Sin embargo, pienso que san Bernardino de Siena estaba en lo cierto cuando dijo: “Obviamente Cristo no le negaría a José ahora (en el cielo) la intimidad, reverencia y el muy alto honor que le deparó en la tierra…Más bien debemos decir que en el cielo Cristo completa y perfecciona todo lo que le dio en Nazaret.”

Dios profundizó y cumplió el papel de los patriarcas en José. Seguramente en el cielo Él profundiza y completa el papel terrenal de José. En la tierra, José voluntariamente adoptó a Jesús como su hijo y lo protegió. Ahora, ya que somos miembros del cuerpo de Cristo, él nos adopta voluntariamente como suyos y nos ofrece su protección paternal. Con confianza, entonces, nos volvemos a san José como protector y decimos: san José, ¡ruega por nosotros!

Recent Articles Module

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ Como san Jos dejemos que nuestras obras hablen por nosotros 5062

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos