Upcoming Events View All
9
Dominican Garden Blessing

Sunday, 05/09/2021 at 9:30 AM

SIRVAN AL SEÑOR CON ALEGRÍA | Aunque Dios está presente en todas partes, lo encontramos en forma especial en ciertos lugares

Demostrar, en lugar de afirmar, que la fe es importante puede ayudar a sanar nuestra cultura que parece muy confiada de si misma

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,

¿Tiene el lugar que ver en nuestra relación con Dios?

De muchas formas no lo tiene, porque Dios está en todas partes. Por eso, la primera cosa que el Catecismo de la Iglesia Católica nos dice acerca del asunto, citando a Juan 4, es: “El culto ‘en espíritu y en verdad’ de la Nueva Alianza no está ligado a un lugar exclusivo” (CIC 1179).

Reflexionemos juntos, por unos minutos, sobre las maneras en las que el lugar importa, y por qué podría ser importante para nosotros.

En las lecturas de esta semana, oiremos acerca de la curación de Naamán, un comandante del ejército de Siria que padecía de lepra. Él vino a Israel, al profeta Eliseo, para sanarse. Eliseo le dijo que se lavara siete veces en el río Jordán.

En este punto, Naamán se opuso. Se podría resumir esa objeción de esta manera: “¡Tienes que estar bromeando! Los ríos en Siria son tan buenos como este lodoso Jordán. No me vas a decir que hay algo especial aquí que no puedo encontrar allá”

La respuesta a la objeción de Naamán podría ser esbozada de esta manera: entonces, experimenta por ti mismo y lo descubrirás.

Los sirvientes de Naamán lo convencieron de que lo intentara. Él lo hizo, y al salir del agua estaba curado. Él hizo un experimento, y la evidencia fue clara. Hay algo especial acerca de ese lugar, algo que no puede encontrarse en ningún otro. Naamán aprendió por sí mismo lo que ya Israel sabía: esta es la Tierra Prometida, y el lugar hace la diferencia. Al final del episodio Naamán se llevó a casa dos mulas cargadas de tierra, un reconocimiento de que Dios está presente en ella, en esa tierra, en una forma que no sucede en otros lugares.

Eso no es tan ajeno a nuestra experiencia actual. La gente visita la Tierra Santa o Asís y dice: “Hay algo acerca de este lugar”. La gente visita Auschwitz y dice lo mismo. Más cerca de nosotros, podemos visitar Gettysburg, o el Hotel en Memphis donde le dispararon a Martin Luther King Jr. o el santuario de Santa Rosa Philippine Duchesne en San Charles, o simplemente ir a la casa en la cual crecimos, y nuestra propia experiencia nos dice que, de alguna manera, el lugar importa.

¿Por qué debería ser eso importante para nosotros?

En primer lugar, porque nuestra cultura está comprometida en un experimento masivo. Un número de personas que va en aumento dice que no tiene afiliación religiosa. Los porcentajes son dramáticos cuando se trata de los jóvenes. Lo que ellos nos están diciendo es: la fe no importa.

Sabemos, por la historia, como resulta ese experimento. En el Antiguo Testamento, cada vez que Israel se sentía confiado de si mismo, eso los llevaba al colapso, y el colapso necesita ser sanado. Lo mismo es cierto en la historia de los individuos, los matrimonios, las parroquias y las naciones. El confiar demasiado de si mismo lleva al colapso; el colapso necesita ser sanado. Y cada vez más, ese es el patrón que nuestra cultura está tomando.

Podemos responder insistiendo que la fe es importante. Una mejor respuesta es mostrar que la fe es importante. Y la parte de mostrar que la fe es importante, es dar testimonio de cómo el lugar importa. Importa cuando vamos a la Misa. Importa cuando nos confesamos. Hace la diferencia cuando pasamos tiempo en adoración. Por supuesto, Dios está en todas partes. Sin embargo, como Naamán, hemos hecho el experimento, y descubrimos que Él está presente en la Misa, en la confesión y en la capilla de adoración, de una forma en la que no está presente en ningún otro sitio. Podemos dar testimonio de eso e invitar a otros a descubrirlo por sí mismos.

¿El lugar importa? Sí y no. Podemos encontrar a Dios en cualquier momento, en cualquier parte, pero la biblia nos dice que el lugar importa. Y nuestra propia experiencia nos dice que el lugar importa. No nos apresuremos a decir que el lugar no importa cuando se trata de vivir la fe.

From the Archive Module

SIRVAN AL SEOR CON ALEGRA Aunque Dios est presente en todas partes lo encontramos en forma especial en ciertos lugares 6252

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos