Upcoming Events View All
27
St. Vincent de Paul, Dutzow, Drive-Up Chicken Dinner

Sunday, 09/27/2020 at 11:30 AM - 6:30 PM

30
Certificate in Spiritual Direction

Wednesday, 09/30/2020 at 7:00 PM

3
7th annual 5k and 1 mile Run/Walk for DePaul USA

Saturday, 10/03/2020 at 7:00 AM

4
Life Chain

Sunday, 10/04/2020 at 2:00 PM - 3:00 PM

10
ITEST Fall webinar

Saturday, 10/10/2020 at 1:00 PM - 4:00 PM

FRENTE A LA CRUZ | Vivir la fe más profundamente puede abordar las debilidades morales de nuestra cultura

La Planificación Familiar Natural (PFN) ayuda a desarrollar muchos de los hábitos que funcionan para sanar las deficiencias de nuestro país

Nuestra cultura tiene muchas fortalezas — especialmente fortalezas tecnológicas. Sin embargo, una de sus principales debilidades es moral, y podría caracterizarla de la siguiente manera: la tendencia a actuar con base en los sentimientos inmediatos o la conveniencia, sin pensarlo bien, sin aceptar la responsabilidad de las consecuencias a largo plazo, y esperando que otros paguen el precio de nuestras decisiones.

Ese es el enfoque de nuestra cultura a algo tan mundano como la basura y a algo tan grande como el clima. Es también nuestro enfoque con relación al aborto y asuntos raciales. Una de sus manifestaciones silenciosas pero importantes es la fertilización in vitro. Allí hay un bien preciado, en verdad — el bien de los niños. Sin embargo, por el valor de este bien los cuerpos y las almas de los más vulnerables son literalmente colocadas en hielo, esperando nuestra decisión: dejarlos desarrollarse en todo su potencial, o mantenerlos en el limbo de la criopreservación mientras decidimos si los queremos. Da miedo ver lo mucho que se parece este enfoque a la historia de las relaciones raciales de nuestra nación.

La solución a esta debilidad moral es una disciplina de múltiples facetas. Es la disciplina a los sentimientos, para que la conveniencia y los sentimientos inmediatos no gobiernen nuestras acciones. Es la disciplina del pensamiento para que analicemos profundamente la situación, y actuemos solamente después de decidir que somos capaces de aceptar las consecuencias a largo plazo de nuestras acciones. Es la disciplina de la responsabilidad, de pagar el precio de nuestras decisiones en lugar de esperar que otros lo hagan. Como dijo el Santo Padre hace cinco años cuando publicó su encíclica sobre el ambiente (“Laudato Si”), es una disciplina que implica reemplazar “el consumo con sacrificio, la codicia con generosidad, el despilfarro con el espíritu de compartir…Es una manera de amar, de pasar gradualmente de lo que queremos a lo que el mundo de Dios necesita.”

Este es el tipo de disciplina que aprendemos en la PFN, y a medida que celebramos la Semana de la Concientización de PFN, es apropiado señalarlo. ¡El fiel uso de PFN en el matrimonio no solucionará todos los problemas de nuestra cultura — solamente la segunda venida de Jesús lo hará! Sin embargo, PFN desarrolla precisamente los hábitos que sirven para sanar las debilidades morales de nuestra cultura: genera atención, respeto, comunicación y la disciplina de sentimientos y acciones compartidas con la mirada puesta en las consecuencias a largo plazo.

Cuando san Pablo VI publicó la encíclica “Humana Vitae” hace 52 años, llamó a los católicos a rechazar la anticoncepción y a ser fieles a los planes de Dios para el matrimonio; fue criticado ampliamente por fallar en “actualizarse con los tiempos”, pero resultó que él estaba en lo correcto — y “los tiempos” se dirigieron directamente al abismo de la revolución sexual.

“Humana Vitae” no fue bien recibida — en parte porque no fue bien comprendida, y quizás es justo decir que no fue explicada perfectamente. Sin embargo, en los últimos 50 años hemos visto grandes avances en el desarrollo de la ciencia relacionada con PFN. El desarrollo de la Teología del Cuerpo — tanto a nivel técnico como a nivel popular — ha mostrado como nuestra sexualidad está conectada con los misterios centrales de la fe. Los estragos culturales del divorcio, el aborto y la pornografía han demostrado que necesitamos replantear nuestro enfoque de la sexualidad.

En su 300 aniversario, publiqué una carta pastoral sobre “Humana Vitae” y la Ley Natural. En su 400 aniversario, publiqué una carta pastoral sobre “Humana Vitae” y la Teología del Cuerpo. Sin embargo, la tarea de nuestros días, — para este tópico como para muchos otros — no es decir más palabras, sino vivir la fe más profundamente.

Los invito a visitar el sitio web de USCCB, y la página de Facebook de nuestra Oficina de Planificación Familiar Natural. Ambos contienen recursos y eventos que pueden ayudarlo a vivir más profundamente este aspecto de la fe católica.

Related Articles Module

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ Vivir la fe ms profundamente puede abordar las debilidades morales de nuestra cultura 5506

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos