Upcoming Events View All
15
Together at Christmas

Sunday, 12/15/2019 at 3:00 PM

17
Christmas Novena

Tuesday, 12/17/2019 at 7:00 PM -
Monday, 12/23/2019 at 7:00 PM

18
St. Joseph Luncheon Speaker Series

Wednesday, 12/18/2019 at 12:30 PM - 1:00 PM

19
Fiat Women's Group

Thursday, 12/19/2019 at 8:00 AM - 9:00 AM

31
New Year's Eve Dinner & Dance

Tuesday, 12/31/2019 at 6:30 PM - 12:30 AM

31
New Year's Eve Bingo

Tuesday, 12/31/2019 at 6:45 PM - 10:30 PM

18
Our Lady's Inn Maternity Home Trivia Night

Saturday, 01/18/2020 at 6:00 PM

23
March for Life - Registration Open

Thursday, 01/23/2020 at 7:30 AM -
Saturday, 01/25/2020 at 12:00 PM

FRENTE A LA CRUZ | Festejar en gratitud dispone el alma para recibir la gracia

Durante las vacaciones de Acción de Gracias dedique algo de su tiempo y energía cada día para componer un himno de gratitud

Usualmente no pensamos en Acción de Gracias y en disciplina al mismo tiempo. Sin embargo, hablemos acerca de las dos disciplinas que realzan nuestra celebración del día de Acción de Gracias.

Esta semana hemos oído varios episodios clave del libro de Daniel. El primero nos dice como él y otros jóvenes fueron llevados a la corte del rey de Babilonia para ser entrenados para servir al rey. Se les ofreció comida y vino de la mesa del rey, que debe haber sido de la mejor calidad, pero que violaba su obediencia a la ley de Dios. Así que, Daniel y sus compañeros israelitas pidieron en su lugar agua y vegetales. Al final de los diez días, “ellos lucían más saludables y mejor alimentados que cualquiera de los jóvenes que comieron de la mesa real”. Entonces, después de tres años de entrenamiento, cuando se les hacia cualquier pregunta que requería sabiduría o prudencia, el rey “los encontraba diez veces mejor” que cualquier otra persona en el reino.

Daniel observaba una simple disciplina física que le daba tremendos frutos espirituales. Y tiene sentido ya que Dios nos hizo cuerpo y alma: la disciplina del cuerpo prepara el alma para recibir la gracia.

Algunas veces nosotros festejamos también — ¡como muchos de nosotros lo haremos esta semana!, pero aquí está el truco: si festejamos con glotonería, habrá un efecto negativo en la disposición del alma hacia la gracia. Si, por otra parte, festejamos en gratitud, esto preparará el alma positivamente para recibir la gracia.

Esta es la primera disciplina del día de Acción de Gracias que me gustaría proponer: no que no festejemos, sino que festejemos en gratitud en lugar de hacerlo en glotonería. Si lo hacemos, las acciones del cuerpo apoyarán la apertura del alma a Dios.

Segundo, ¡el salmo responsorial de esta semana no es un salmo! Se tomó de Daniel 3, la oración a Dios desde el horno ardiente. Es un himno de bendición, llama a toda la creación a bendecir al Señor. Y tiene una bella estructura. Comienza con el trono de Dios, sigue luego un patrón descendente: los ángeles, el sol y la luna, la lluvia y el rocío, el viento y la lluvia, y así sucesivamente, hasta que termina en la tierra firme. Entonces, desde la tierra sigue un patrón ascendente: las cosas inanimadas, las criaturas del agua, las de la tierra, los seres humanos, israel, los sacerdotes de israel, hombres y mujeres santos, y así sucesivamente, levantándose en alabanza a Dios. Existe un orden cósmico en el himno; todos — cada uno en su lugar apropiado — son llamados a bendecir al Señor.

Si tuviéramos que hacer un himno similar de acción de gracias, ¿cuál sería su orden?

Cuando nos sentamos a nombrar las cosas por las que estamos agradecidos, usualmente se comienza con un poco de confusión. Sin embargo, si volvemos y nombramos todas las cosas cada día, la lista comenzará a organizarse a sí misma. Podríamos comenzar con las cosas más importantes y seguir con las menos importantes. O podríamos comenzar con pequeñas cosas y acumular impulso, lo que nos llevará a las grandes cosas. Una cosa es segura, la lista no quedará organizada a menos que volvamos a ella una y otra vez.

Esto nos lleva a la segunda disciplina del día de Acción de Gracias que quiero sugerirles. A veces se dedican los cuatro días del asueto de Acción de Gracias a ir de compras. Permítanme sugerirles que usemos un poco de tiempo y energía cada día para componer juntos un himno de gratitud. Siéntese por unos pocos minutos cada día y nombre las cosas por las que se siente agradecido. A medida que el día avanza, dejemos que la lista se organice a sí misma. Al final de los cuatro días, cada uno de nosotros tendrá su propio himno cósmico de gratitud. Entonces en el cuarto día podemos traerlo a la misa y “dar gracias” — ¡esto es lo que significa eucaristía en griego! — con una nueva profundidad espiritual.

Feliz día de Acción de Gracias

Recent Articles Module

Other Recent Archbishop's Column Articles View All

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ Festejar en gratitud dispone el alma para recibir la gracia 4706

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos