Upcoming Events View All
22
Annual Silver and Golden Jubilee Mass

Sunday, 09/22/2019 at 2:30 PM

26
Luncheon for Life on Thursday

Thursday, 09/26/2019 at 11:00 AM - 2:00 PM

26
St. Vincent DePaul Parish Mission - three days

Thursday, 09/26/2019 at 4:30 PM -
Saturday, 09/28/2019 at 12:30 PM

27
Fall Food Festival

Friday, 09/27/2019 at 5:30 AM - 9:00 AM

27
St. James the Greater Fall Fest

Friday, 09/27/2019 at 6:00 PM - 11:00 PM

28
The Conversation: A Catholic Perspective on End-of-Life Issues

Saturday, 09/28/2019 at 10:00 AM - 2:00 PM

28
St. Joseph Music Fest

Saturday, 09/28/2019 at 3:00 PM - 11:00 PM

28
Germanfest

Saturday, 09/28/2019 at 4:30 PM - 10:00 PM

29
All You Can Eat Breakfast and Blood Drive

Sunday, 09/29/2019 at 8:00 AM - 11:30 AM

29
CHERIE BRECKENKAMP

Sunday, 09/29/2019 at 11:00 AM - 6:00 PM

FRENTE A LA CRUZ | Algunas veces, Jesús expresa su amor con palabras duras

Nuestras vidas a veces necesitan algunos bordes ásperos si vamos a aceptar su oferta de salvación

“Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas”

Esta semana Jesús tiene algunas palabras con bordes toscos, no solo para los escribas y fariseos sino también para nosotros.

Los males fueron pronunciados siete veces a los escribas y fariseos, como un símbolo de la plenitud de los males. Hay tantos que las lecturas del evangelio de tres días son necesarias para mencionarlos todos.

Sin embargo, aunque pensemos que los escribas y fariseos están en problemas y nosotros no, las lecturas de esta semana también incluyen dos parábolas fuertes acerca del reino de Dios que están claramente dirigidas a todos nosotros.

La primera parábola nos dice que aquellas vírgenes que estaban preparadas para la llegada del esposo entrarán a la fiesta de bodas con él, “y luego se cerrará la puerta”. Cuando las que no estaban preparadas lleguen tarde y pidan entrar, el señor les dirá: “yo no te conozco”. Son palabras muy duras.

En la segunda parábola, después de premiar a los sirvientes que fielmente pusieron sus talentos a trabajar, el señor reprende al que no lo hizo: “Tu, siervo malvado y perezoso”. Luego dice: “Echen fuera a este sirviente inútil, a la oscuridad donde todo será llanto y rechinar de dientes”. Nuevamente palabras muy duras.

Jesús está apasionadamente interesado en nuestra salvación, y sus palabras y su tono están siempre dirigidos a ayudarnos a alcanzar ese fin. Algunas veces sus palabras son amables, porque Él invita a todos al reino y realmente quiere que todos aceptemos su oferta, pero muchas veces sus palabras tienen bordes ásperos, porque nuestras vidas necesitan esos bordes toscos si vamos a aceptar su oferta. ¡Llegarán los tiempos en los que las puertas del reino estarán cerradas! Y la verdad es que algunas acciones bloquean nuestra entrada al reino — no porque Jesús nos retire su oferta, sino porque nuestras acciones significan que nos negamos a aceptarla.

Tenemos la tendencia de pasar por alto las palabras duras de Jesús. De la misma manera, tendemos a pasar por alto los bordes ásperos que tenemos en nuestras vidas para aceptar su oferta de salvación, pero hay expresiones muy duras en sus palabras. Y necesitamos algunos de esos bordes toscos en nuestras vidas — cosas que siempre hacemos, y cosas que nunca hacemos, porque lo seguimos a Él.

Jesús es el amor hecho carne, pero no es un osito de peluche. Algunas veces el amor nos habla con expresiones duras, porque algunas obras bloquean nuestro camino al reino. Jesús nos advierte apasionadamente acerca de tales acciones. ¿Pueden esas acciones ser perdonadas? Sí. Pueden ser perdonadas gracias a la autoridad que Jesús transfirió a los apóstoles y a sus sucesores dándoles el poder de perdonar los pecados. Sin embargo, cuando lo negamos y pensamos que ni siquiera necesitan ser perdonadas, cuando afirmamos que “todo está bien”, bloqueamos nuestra entrada al reino de los cielos, y colocamos obstáculos en el camino de los demás. Es entonces cuando Jesús tiene palabras duras, no solo para los escribas y fariseos sino también para todos nosotros.

Permanezcamos atentos tanto a las palabras amables como a las palabras duras de Jesús, y oremos por mayor fidelidad a esos bordes ásperos que nuestras vidas requieren si vamos a seguir a Jesús.

Related Articles Module

Recent Articles Module

Other Recent Archbishop's Column Articles View All

From the Archive Module

FRENTE A LA CRUZ 4337

Must Watch Videos

Now Playing

    View More Videos